Oliver Soto, presidente de Jóvenes Federalistas Europeos (JEF)

Categoría : Políticas de juventud

Con frecuencia una de las mayores críticas desde la juventud a las políticas que se hacen en este campo es que no se suele tener en cuenta la opinión joven. No pocas veces ocurre que los mecanismos de participación existen pero éstos son desconocidos, cuando no simplemente poco aprovechados por los propios jóvenes creyendo que éstos no van a dar frutos. Éste es el caso de un programa poco conocido en nuestro país que pretende hacer aflorar la opinión de la juventud española y europea para crear mejores políticas.

El Diálogo Estructurado es una iniciativa de la Unión Europea que promueve la participación de jóvenes de todos los rincones de Europa en la vida democrática, y fomenta el debate para la creación de las políticas europeas de juventud a través de las deliberaciones entre jóvenes y responsables de dichas políticas. El Diálogo Estructurado promueve la formación de una ciudadanía activa entre la población joven que aporta su opinión para crear las políticas que sean más acordes a las necesidades de la juventud europea.

El Diálogo Estructurado permite a los decisores políticos conocer mejor las preocupaciones y la postura de la juventud europea con respecto a determinados temas de relevancia. El objetivo último del Diálogo Estructurado es aprobar políticas a nivel europeo de mayor calidad y que se apoyen más en la intervención de los actores sociales implicados, de manera que sea capaz de atacar de una forma más eficaz los problemas de la juventud. Entre otros logros, el Diálogo Estructurado ya ha dado sus primeros frutos, como ha sido la implantación a nivel europeo del Plan de Garantía Juvenil por el que se busca que en cada Estado de la Unión Europea se le ofrezca a todo joven una oferta formativa o de empleo en un tiempo inferior a los cuatro meses.

La clave de bóveda del Diálogo Europea es el encuentro entre las partes para diseñar los mejores planes de intervención joven. Esto significa colocar en un pie de igualdad a ciudadanos jóvenes y decisores políticos, para que quienes diseñen las políticas puedan adaptarlas a las necesidades e intereses de aquéllos que van a ser sus receptores. El elemento crucial para que este sistema funcione es la propia implicación de la juventud, que tiene también que hacer un esfuerzo por promover sus ideas y proponer los temas que les resulten de mayor interés. Sólo la combinación de una ciudadanía informada activa y responsable con unos decisores políticos abiertas a las demandas ciudadanas puede permitirnos diseñar mejores programas, de manera que las políticas que implementemos en Europa hagan el mejor uso posible de unos recursos limitados.

Jorge Estévez, técnico del Consejo de la Juventud de España

Categoría : Políticas de juventud

La Garantía Juvenil surge en los países nórdicos (y se extiende luego como recomendación de la Unión Europea), orientado a prestar una atención continuada a la población juvenil en su camino a la inserción laboral.

El principio central es que toda persona joven debe recibir una oferta de trabajo, educativa y de formación de calidad en los cuatro meses siguientes a finalizar sus estudios o quedarse en situación de desempleo.

En España, con más de 1900 millones de euros asignados para el programa, esto se ha traducido en el establecimiento de un sistema de Garantía Juvenil que se enmarca en la Estrategia de Juventud 2020, la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven y el Programa Operativo de Empleo Juvenil, marcando este último las cuatro líneas de actuación principales: apoyo a la activación para jóvenes que ya tienen las competencias requeridas por el mercado laboral; mejora de la empleabilidad para corregir el déficit formativo; fomento del emprendimiento; y apoyo a la contratación. Analizando su aplicación, vemos que está siendo muy limitada, fragmentada, con escasa participación de actores como los Consejos de Juventud u otros agentes sociales, con altos niveles de opacidad en la gestión de los fondos.

Vemos que lo que se ha tomado es una serie de actuaciones limitadas a lo que ya se venía haciendo, principalmente bonificaciones a la contratación (del todo ineficaces) y cursos de formación dispersos y de escasa utilidad, orientados en general a la población más fácilmente accesible, los universitarios, dejando fuera a aquellos a quienes se supone que son el objetivo principal de la Garantía, los colectivos más alejados del mercado de trabajo y del sistema educativo. No hay ningún intento de integrar sistema educativo con servicios de empleo (que deberían ser modernizados y dotados de mayores medios) y con servicios sociales.

Por último, ni siquiera los niveles de inscripción en el sistema son aceptables, y eso a pesar de haber aumentado el rango de edad desde los 24 a los 29 años. Así, de un público inicial de 843.000 jóvenes que no trabajaban ni estudiaban aproximadamente (contando solo personas entre 16 y 24 años, por lo que el colectivo ahora sería mucho mayor), en noviembre solo se habían inscrito 165.329.

En definitiva, el sistema de Garantía Juvenil tiene múltiples potencialidades, aunque también puede ser criticado por su énfasis en las carencias de la propia población juvenil, en lugar de en las fallas estructurales de nuestro sistema productivo y mercado laboral. Ejemplos positivos hay, como el del Servicio de Empleo del Ayuntamiento de Gijón, quien con un equipo multidisciplinar, la participación e integración de actores diversos (entre ellos las  organizaciones juveniles) y una apuesta decidida por la atención personalizada, y la proactividad de sus servicios de empleo y trabajo desde los propios institutos, han logrado unos excelentes resultados.

La visión de los trabajadorxs del PIEE y Casas de Juventud

Categoría : Políticas de juventud

Escrito de lxs trabajadorxs de los PIEE (Proyecto de Integración de Espacios Escolares) y las Casas de Juventud de Zaragoza

Trabajar con jóvenes es un lujo, aunque en ocasiones salgas con dolor de cabeza y/o de riñones porque resulta que tÚ, como trabajadora de un proyecto de juventud, ya no eres tan joven como crees.

Nuestro trabajo nos permite estar al día de lo último en música, juegos, bailes, redes sociales, videos virales y nuevas formas de relación, de ocio y de mil cosas más que se convertirán en una moda efímera o en algo que poco a poco haremos nuestro y llegarán a ser cultura, arte, historia…

Para trabajar con, para y por lxs jóvenes no es necesario ser joven, pero si es necesario tener una mente abierta, una actitud dinámica, empatía y muchas ganas de aprender, de canalizar ilusiones, de acompañar,… Las políticas de juventud deberían centrarse en eso y ser diseñadas para eso. Hay que estar al lado de lxs jóvenes para comprenderlxs, para entenderlxs, para apoyarlxs… y así deberían ser las políticas de juventud: cercanas y centradas en la realidad.

Debemos saber que cada joven es diferente, aunque comparta con su grupo de iguales características comunes, así los proyectos que trabajamos con jóvenes debemos ser también diferentes, pero compartiendo líneas de intervención y objetivos comunes, debemos primar lo público y la calidad en los servicios que ofrecemos.

Algo que se aprende rápidamente trabajando con jóvenes es que su sentido de la justicia es muy alto, y por su puesto ese debe ser también nuestro listón: servicios y proyectos para jóvenes que sean de calidad, con profesionales, con coherencia, dinámicos, centrados en la realidad, inclusivos y motivadores, y políticas de juventud de calidad, sólidas, continuadas y accesibles a toda la población, respetando los derechos laborales y la dignidad de los puestos de trabajo.

Personalmente decir que me costó muchos años llegar a ser joven, así que ahora me armo de paciencia, ignoro mi dolor de cabeza y olvido mi dolor de riñones…

Reflexiones en torno a la política municipal de servicios para jóvenes.

Categoría : A ixena!, Políticas de juventud

Luis Bernardo Muñoz Fernández
Servicio de Voluntariado y Juventud del Ayuntamiento de Zaragoza.

En la evolución que ha tenido el trabajo municipal de juventud del ayuntamiento de Zaragoza en estos últimos 35 años se pueden destacar, al menos, tres características. Las mencionare por el orden en el que creo se han sucedido en el tiempo y que han ido configurando la semblanza global que hoy tiene este trabajo y, por extensión, su política municipal de juventud. Una semblanza a la que no es ajena las propias biografías de los trabajadores y trabajadoras de este servicio.

EXPERIMIENTACIÓN

Fue la primera característica que definió las primeras políticas de juventud y la de Zaragoza en particular. Experimentar rima con probar, con equivocarse, con rectificar y seguir experimentando nuevas acciones, investigar y explorar nuevos públicos, nuevos espacios. El eje de aquella labor lo constituía la dinamización cultural de programas e iniciativas. Dado el rápido proceso de institucionalización de este tipo de políticas, con la profesionalización y necesaria normalización de equipos de personas y departamentos, el factor “experimentación” fue, seguramente, el que más se tuvo que “sacrificar” en la progresiva normalización de los servicios de Juventud como servicios públicos, y por el abandono del modelo cultualista basado en el ocio y tiempo libre por el modelo integral. Esto significo también para nosotros el paso de animadores a gestores [1].

Pero el trabajo esencial de juventud sigue siendo de dinamización y de mediación con las iniciativas creadoras de los jóvenes en un momento temprano de su ciclo vital. Un trabajo que trata de revelar y de hacer crecer “lo que es todavía frágil”, es decir, los sueños, lo que todavía no es o no se está haciendo por otros y requiere soporte y apoyo para asegurar, al menos, su derecho a existir. Esto precisa siempre de un trabajo de animación y dinamización cultural. Es “la marca de la casa” y se paga un precio por ello: el riesgo de equivocarse.

Los cambios en la condición juvenil actual y su reflejo en los modelos de políticas de juventud para un futuro próximo, vuelven a ser afines al hecho de que este trabajo municipal de juventud siga siendo también un trabajo de dinamización cultural a la hora de promocionar nuevos servicios o proyectos y para compensar y equilibrar las desigualdades sociales entre la gente joven [2].

PLANIFICACIÓN

Tienen que ver con la escasez, con la fragilidad de este tipo de políticas y con el difícil equilibrio entre las necesidades a afrontar y los recursos a disponer . A partir de mediados de los ochenta la política municipal de juventud de Zaragoza, y en otra ciudades, opto por constituirse como una política planificada, es decir, establecer estructuras para el seguimiento, evaluación y participación, La elaboración de cuatro planes jóvenes ha servido a estos objetivos y para avanzar en la naturaleza transversal del trabajo de juventud en ámbitos tan diversos como la cultura, el empleo , la vivienda, la salud, el ocio, …sobre los que se pedían respuestas por la juventud. Estos modelos planificación han sido coherentes con un modelo de política de juventud que se apoyaba en concebir el trabajo de juventud como un trabajo de mediación para favorecer la emancipación de los y las jóvenes [3].

Los cambios que se han producido en el último cuarto de siglo en sus modelos de transición está trasladando el foco de atención hacia la sincronicidad de roles. Es decir, por una parte se seguirán necesitando políticas que favorezcan en los jóvenes su proyecto social de emancipación y, por la otra, también otras acciones que den salida a la necesidad de ejercer su ciudadanía como joven, y pasar de la integración individual y silenciosa a la protesta pública, recuperando su rol de nuevo actor del cambio social. El estallido del 15M hizo visible, entre otras, estas demandas. Como recoge el artículo de Laura Iglesia y Guillermo Múgica sobre el 15M en Zaragoza, y sin entrar en analizar la génesis, continuidad y carácter de aquel movimiento, sí se puede afirmar que se hizo público y colectivo el derecho a mostrase indignado o descontento, o las dos cosas [4].

Una de las características de la política de juventud en un futuro próximo será la de reequilibrar su finalidad emancipatoria con la de poner en valor entre la gente joven procesos de empoderamiento, rescatando su papel de actor local en la participación y en la toma de decisiones políticas que le conciernan [5].

REGULARIDAD

Tiene que ver con el proceso de institucionalización, con la normalización, la consistencia, la planificación…; pero también con saber cuidar de aquello que se crea y creer en aquello que se hace. La evolución que ha tenido este trabajo de juventud municipal en Zaragoza y su política durante este largo periodo se se ha caracterizado por su progresiva definición como una política municipal de servicios públicos, en cuanto a la regularidad de sus actividades, utilidad y garantía de las mismas. Este factor de regularidad al que no ha sido ajeno su carácter planificado, explica, en el tiempo, la consistencia de sus recursos y de sus resultados [6].

Aquí la propuesta de futuro pasaría por seguir manteniendo los servicios de juventud que se han creando, que son útiles y que forman parte de una política de ciudad. Las políticas de juventud, junto a otras políticas sectoriales, las podemos entender hoy como una voluntad de extender nuevos derechos y obligaciones de ciudadanía a los jóvenes en aspectos que afectan a su vida cotidiana, por lo que deberían de formar parte ya de los derechos ciudadanos y ser objeto de un pacto de estado para su gestión y mantenimiento en los diferentes niveles institucionales [7]. Las entidades locales son claves para este fin siempre que se superen estrechas visiones economistas y competenciales que tratan de ver a los servicios de juventud municipal, después de 35 años, como una “competencia impropia”.

[1]Este cambio en el discurso de juventud  no se acabó de cerrar en la práctica. Se prolongó en el tiempo y, a nivel nacional, coexistieron, como en el Ayuntamiento de Zaragoza, los dos modelos, dando lugar a posteriores debates entre políticas dirigidas hacia  la transición-emancipación o dirigidas a la afirmación del hecho joven. ( ver Muñoz, LB “políticas integrales de juventud, versus afirmativas para un debate” Revista de Estudios de Juventud. Injuve 2002). Un acercamiento de compromiso a estas dos visiones lo ofrece el término de “políticas de juventud equilibradas”, acuñado por Domingo Comas. ( Comas,D. “Las políticas públicas de juventud” Revista de Estudios de Juventud. Injuve 2011)

[2]La extensión de la precarización económica y del tiempo de  ocio hace necesario seguir dinamizando “simétricamente” la información y el uso sobre nuevos  proyectos  o equipamientos en el tiempo libre de los jóvenes; por otra parte, su mayor formación y preparación esta generando nuevas formas de recrear la realidad y nuevas demandas de ocio creativas, innovadoras y lúdicas, que precisan de esta labor de escucha y de dinamización.

[3]A pesar de que sobre los ámbitos más sustanciales de empleo, vivienda, salud, etc las competencias muncipalesmunicipales son periféricas y paliativas.

[4]El movimiento 15-M, Reflexiones sobre vivencias personales” de Laura Iglesia Barón y Guillermo Música Calvo. Editorial Área. Colección Iscual nº10

[5]Finalidad a la que apuntan algunas conclusiones como la de la Conferencia de juventud de Riga celebrada del 23 al 26 de marzo de 2015  y que curiosamente coinciden con la visión que se tenía hace  casi 40 años de las primeras políticas de juventud en Europa. Tal y como describía Rene Bendit refiriéndose para las de la República Federal alemana en 1977  “ mediante una política de juventud se trataría de ir generando las condiciones en las cuales los jóvenes puedan realizarse como tales y al mismo tiempo participar en la configuración de la sociedad en su conjunto.”  Rene Bendit,”República Federal Alemana: ganar credibilidad”.Revista estudios de Juventud nº 13.marzo 1984

[6]Esta regularidad explicaría las 2.800 horas de servicio anuales, los 45 equipamientos estables  del servicio de juventud   y el mantenimiento del empleo  de 412  trabajadores indirectos en los distintos programas y proyectos.

[7]Para una completa comprensión de la linea de investigación abierta que considera a la Juventud como una etapa del curso vital especialmente relevante para la “construcción de la ciudadanía”, ver trabajos de Jorge Benedicto y Mari Luz Moran ( Benedicto y Morán, 2003-2011)

La visión de los diferentes grupos municipales sobre políticas de juventud

Categoría : Políticas de juventud

Logo_Cha

 

 

 

Desde Chunta Aragonesista creemos que es fundamental la existencia de una Concejalía específica de juventud porque las políticas de juventud son transversales: igualdad, participación ciudadana, educación, movilidad, equipamientos, cultura, deporte, vivienda…Además la juventud somos el presente y el futuro de la ciudad y cuanto más integradas estemos en las políticas de Zaragoza, más capaces seremos de hacer ciudad en el futuro.

Bajo nuestro punto de vista, la ciudad tiene mucho camino que recorrer en la creación de un itinerario de espacios de ocio y tiempo libre, recuperando para la juventud edificios en desuso y espacios públicos degradados.

Es muy importante divulgar y sensibilizar a la población y a la juventud en general sobre la importancia del fenómeno asociativo pero más importante es conceder a las asociaciones juveniles que ya están sensibilizadas espacios dónde puedan desarrollar su actividad de manera abierta a la ciudadanía en general y al público joven en particular. Impulsar el Centro de Préstamo, dentro del Consejo de la Juventud, y crear una bolsa de locales en alquiler para asociaciones juveniles y espacios de creación cultural joven son algunas de las propuestas que creemos necesarias si de verdad queremos que la juventud tenga un papel protagonista en Zaragoza.

Dado el contexto generalizado de precariedad laboral juvenil en el que la emancipación es imposible, Zaragoza debe impulsar políticas pioneras de rehabilitación arquitectónica de vivienda implementando instrumentos de ayudas a la gestión y desarrollo de estas actuaciones a jóvenes para que puedan emprender iniciativas propias en esta materia.

 

ciudadanos-logo

 

 

 

 

Juventud es un término que utilizamos como acotación a un grupo de la población enmarcado en unas edades concretas. Pero su dimensión es mucho más amplia de lo que imaginamos y, por lo tanto, debemos tratarlo como tal.
Los jóvenes son el motor de nuestra sociedad, y los que forjan su futuro. Es responsabilidad política favorecer y dotar de todas las herramientas que posibiliten el óptimo funcionamiento de cada pieza del engranaje.

Seguramente este colectivo ha sido uno de los sectores más perjudicados en este largo periodo de crisis y el enfoque de las políticas de juventud debe adaptarse a sus necesidades y a la persecución de un objetivo común, aprovechar y potenciar sus capacidades.

Por esta razón es necesario establecer una estructura, un plan estratégico que pueda garantizar políticas de juventud atractivas y efectivas a su vez. Formación, emprendimiento, acceso al empleo, acceso a la vivienda, cultura, y participación. Además de crear un Comité de Seguimiento del presente plan, formado por representantes del Gobierno, de todas las fuerzas parlamentarias y de actores empresariales y sociales, encargados de supervisar el estado de desarrollo, ejecución y cumplimiento de las medidas acordadas.

Adecuar la formación disponible en los diferentes niveles educativos a las necesidades del mercado de trabajo en el medio y largo plazo, aprobar e implementar un paquete de medidas financieras y fiscales de apoyo al emprendimiento y el autoempleo, facilitar el acceso a la vivienda por parte de las instituciones y fomentar entre los jóvenes valores relacionados con el respeto a la persona, la tolerancia, el valor de la diversidad y la prevención de cualquier tipo de discriminación. Éstas no son más que algunas de las muchas medidas por las que debemos apostar para conseguir que nuestros jóvenes tengan acceso a las oportunidades que les depara el futuro. Es el reto de nuestro tiempo.

 

logo_pp250

 

 

 

 

UNA JUVENTUD PREPARADA Y CON OPORTUNIDADES

La educación es el principal motor del desarrollo de la sociedad, de la modernización de nuestra economía y del progreso en nuestros niveles de bienestar. Desde el Partido Popular siempre hemos defendido que un sistema educativo de calidad es el mejor garante de igualdad de oportunidades, el mejor mecanismo de movilidad y promoción social, y el mejor vehículo para promover los valores de trabajo, esfuerzo y responsabilidad entre los más jóvenes.

En el Partido Popular no nos conformamos con lo que hay, sino que pondremos nuestro máximo empeño en que la educación sea la puerta de acceso al mercado laboral de los jóvenes en el menor tiempo posible.

• El sistema de becas y ayudas al estudio es un pilar esencial del Estado de Bienestar, que nos permite garantizar que todos los ciudadanos que tengan el talento y la voluntad de estudiar puedan hacerlo, al margen de sus circunstancias socioeconómicas.

• Apostaremos por la Formación Profesional de calidad y continuaremos implantando la Formación Profesional Dual para mejorar la empleabilidad de nuestros jóvenes.

• Seguiremos impulsando planes y actuaciones específicas para combatir el desempleo juvenil con reducciones de hasta el 100% en el IRPF para la contratación de los jóvenes y bonificaciones sociales sobre los primeros 500€ por la conversión de contratos temporales en indefinidos.

• Queremos promover la práctica del deporte y el ocio saludable para los más jóvenes. Queremos que a través del deporte aprendan hábitos de vida saludables.

 

logo-psoe

 

 

 

 

BUEN FUTURO Y BUEN ROLLO

¿Un resumen de las políticas municipales de Juventud que sea ameno? Pues vamos a intentarlo. Empezaremos diciendo que el PSOE ha sido durante 12 años el padre y la madre de cuanto se ha hecho en Zaragoza en esta materia. Para bien y para mal. Así, la Oficina Municipal de Emancipación, el Programa de Promoción de Vivienda Joven, el Biceberg, las Casas de Juventud y los PIEE, el Popyrock, el Túnel, el Programa de Asociacionismo, las 12 Lunas, el Deporte para jóvenes, el Ocio Alternativo…..

Voy acabando…..Y además de la Promoción y el Plan Joven, toda la gestión desde el CIPAJ como las asesorías, la Red de Información, el Ciberespacio, la atención al público, las publicaciones y etc, etc, etc. Si estuviéramos gobernando ahora, que no es el caso, habríamos mantenido todos estos programas y habríamos incorporado otras ideas que llevábamos en el programa.

Cuando consigamos apoyos necesarios, alguna prosperará. Los socialistas estamos empeñados en que Zaragoza sea, por encima de otras metas más cortas, una Ciudad para Vivir. Dicho de otra manera: que los jóvenes podáis quedaros aquí a desarrollar un proyecto de vida, una iniciativa, una idea. Buen futuro y buen rollo. Para eso, lo sabéis mejor que nosotros, hace falta trabajo, empleo, formación, oportunidades.

Por eso mismo, desde la oposición, hemos corrido a plantear proyectos que ayuden a crear empleo. Estamos pensando en nuevos oficios que se aprendan on-line, tengas el nivel de estudios que tengas. Queremos apostar por la innovación y las nuevas tecnologías, estrechando lazos con la Universidad y los Institutos. Peleamos por poner en el mercado pisos para jóvenes a buen precio y con nuevos sistemas de pago. Nos preocupan los que no tienen ningún recurso económico y nos preocupan también los que tienen alguno pero no los suficientes. Miramos siempre con ojos de igualdad a las mujeres y vemos con mucha simpatía a los jóvenes que ni se callan ni se paran.

Ser joven es ser rebelde, optimista, enérgico y colega. Nosotros queremos estar con vosotros, de día y de noche, en casa y en la calle, con música y sin música, en masculino, en femenino, en lo que sea. Con libertad total. Es más, deseamos tener siempre una mente joven a la que nunca le salgan arrugas ni achaques. Y seguimos currando en el Ayuntamiento por una Zaragoza de sabiduría centenaria e ilusión juvenil. ¡Suerte, amig@s!

 

logo-Zaragoza-en-Comun

 

 

 

 

 

La juventud es un conjunto poblacional con mucha diversidad pero con problemáticas colectivas y estructurales que lo diferencian de otros grupos poblacionales y que requiere de respuestas dinámicas que se ajusten a sus necesidades y que partan de su realidad.

Desde el servicio de juventud se ofrecen multitud de programas más conocidos y menos con una gran trayectoria en la política municipal como el CIPAJ, las Casas de Juventid y PIEEs, el programa 12 lunas, asesorías para jóvenes, subvenciones para asociaciones juveniles, programa de vivienda para la emancipación…

Desde la Concejalía de Educación e Inclusión reconocemos el papel que todos estos programas suponen para la juventud pero también creemos en la necesidad de potenciar en el servicio su capacidad de innovar y ajustarse a las necesidades del colectivo juvenil de nuestra ciudad.

Para ello planteamos la necesidad de elaborar de forma colectiva un Plan Joven para la ciudad. Este Plan queremos que sea una herramienta que fomente la participación y la implicación de la juventud en la política municipal. Una herramienta que nos permita construir las estrategias y prioridades de la juventud como punto de partida para reorientar nuestra actuación hacía ellas.

Esperamos y contamos con la colaboración del Consejo de la Juventud de Zaragoza para ayudar en el empoderamiento de la juventud y conseguir un proceso lo más abierto y participativo posible.

Hablemos de políticas públicas de juventud

Categoría : Políticas de juventud

Desde el Consejo de la Juventud de Zaragoza consideramos imprescindible hablar de políticas públicas de juventud. Nuestra generación vive una situación dramática: paro, precariedad y dificultades para emanciparnos; esta realidad nos impide desarrollar un proyecto de vida propio. Por eso es tan importante que la sociedad responda y que las instituciones actúen desde las políticas públicas. No reclamamos nada raro, simplemente soluciones que necesitamos, porque no somos ciudadanos de segunda.

Además, como se deduce del Informe #JuventudNecesaria del CJE, si no actuamos frente a los problemas de la juventud, tendremos problemas mayores como sociedad (ya ocurre): Este informe revela que, de mantenerse constantes las cifras de paro, emigración y falta de emancipación, Aragón va a perder 1.990 millones de euros en diez años (más que el presupuesto de Sanidad en 2015), y el sistema de pensiones va a ser insostenible (se sostendrá con el esfuerzo del 41% de la masa salarial de Aragón, frente al 29% actual).

Por tanto, desde el más evidente sentido común, reclamamos soluciones mucho menos costosas que los recursos que vamos a perder si no hacemos nada. Y, sobre todo, reclamamos los cauces democráticos para exigir estas soluciones, para elevar la voz de la juventud aragonesa. Como decía un lema del 15M: “no somos antisistema, el sistema es anti-nosotros”; no sólo no se hace nada frente a estos problemas, sino que no se establecen cauces de participación que deberían ser obligatorios.

Así pues, exigimos el cumplimiento de las recomendaciones en materia de participación juvenil que establece el Libro Blanco de la Juventud (2001) y los dictámenes posteriores de distintas instituciones europeas. En definitiva, en materia de políticas de juventud, reclamamos (ni más, ni menos) que el cumplimiento de la Constitución Española, en su artículo 48: “Los poderes públicos promoverán las condiciones para la participación libre y eficaz de la juventud en el desarrollo político, social, económico y cultural”. Porque nosotros/as soñamos con un país en el que tengan cabida las personas jóvenes, soñamos también con una mejor democracia, y por eso la practicamos desde los Consejos de la Juventud. Porque, como dijo un pensador, “es preciso soñar, pero con la condición de creer en nuestros sueños”.