Nos vamos con Roque y Adela a su salón

Categoría : Empleo

roque y adelaEste matrimonio, analiza la situación actual de los jóvenes oregoneses que vivimos en Zaragoza, desde su particular punto de vista.

¿Tienen hijos?, ¿de que edad?
ADELA: Pues no, no tenemos hijos. Y que conste que la culpa es de Roque, que no puede porque es un imponible de esos. Yo quise adoptar un negrito una vez, pero se me fueron las ganas enseguida cuando vi lo que había que gastar en pañales. ¡Que barbaridad!
ROQUE: ¡Lo que hay que gastar en pañales es una barbaridad!

¿Cómo nos ven a los jóvenes zaragozanos?
A: Pues bastante impertinentes. No hay más que ver la pregunta anterior. Y luego que estáis siempre de juerga… ¡Venga juerga!
R: ¡Venga juerga!
A: En mis tiempos, se respetaban más las costumbres pero ahora… está claro que España se hunde por culpa de los jóvenes!
R: ¡Por culpa de los jóvenes España se hunde!

¿Qué opinan de la ordenanza cívica, en especial del tema del botellón?
A: ¿Veis, veis como no pensáis en otra cosa? ¡Una guerra tendríais que haber pasado!
R: ¡Tendríais que haber pasado una guerra!

¿Qué hacían ustedes en su tiempo de ocio cuando eran jóvenes?
A: Pues hijo, nos divertíamos mucho más que vosotros y de una manera más sana… íbamos a Acción Católica y aprendíamos a coser y a planchar. Y los domingos después de misa nos íbamos de paseo por el Paseo Independencia. Eso si, las muchachas por una acera y los chicos por la otra ¡Eso si que eran buenos tiempos!
R: ¡Y así se evitaba tanto aborto!

¿Cree usted que la juventud de hoy tiene la vida más fácil o más difícil que en su época?
A: ¿Más difícil? ¡Pero por favor, si os lo dan todo hecho! Cuando Roque y yo nos casamos y nos fuimos a vivir juntos, no teníamos de nada. ¡Un triste edificio en la Plaza Aragón teníamos!. Y vosotros tenéis todo lo que os da la gana… ¡en mis tiempos teníais que haber vivido!
R: ¡Teníais que haber vivido en sus tiempos!
A: ¿Cómo que en mis tiempos? Y en los tuyos, Roque, y en los tuyos, que tu eres más mayor que yo y te morirás antes…
R: Yo me moriré antes, Adela.

¿Qué opinan de la posible celebración de ExpoNabo?… perdón… de Expo Paisajes 2014.
A: A mí me gusta la idea, pero para mí que se queda corta. Yo lo que haría sería tirar todo el barrio de Las Fuentes y ampliar la expo hasta ahí. Y la gente del barrio, chico, que se vayan a vivir a otro lado. ¡Si son obreros y ya se sabe que los obreros pueden vivir en cualquier lado!
R: ¡En cualquier lado pueden vivir los obreros!

Una curiosidad, si hubiera elecciones ahora, ¿a qué político de la ciudad votarían y a cuál votarían?
A: Que conste que yo soy demócrata de toda la vida ¿eh? Así que si ahora mismo, si hubiera elecciones, votaría a alguien que tuviera las agallas de levantar este país y hacerlo grande, como Armada o Tejero. ¡Esos hombres si que tenía lo que había que tener!
R: Yo, en pleno ejercicio de libertad, votaría lo que me dijera mi mujer.

¿Qué tal se han portado los Reyes con ustedes?
A: Pues mal, porque chico, como entran en las casas sin avisar, yo aquella noche me asusté al oír ruidos, me levanté de la cama, cogí la escopeta de perdigones y empecé a pegar tiros. Creo que a alguno le di, pero claro, no dejaron nada. Bueno, a Roque si que creo que le dejaron algo.
R: Sí, seis perdigones en el culo.

¿Qué opinan de las nuevas tecnologías de la comunicación y la información?
A: ¡Una marranada! ¡Eso no sirve más que para los jóvenes se masturben!
R: ¡Y los no tan jóvenes también..! Perdón, quiero decir… ¡Una marranada!

¿Qué opinan de Gran Scala?
A: Estoy a favor. Una cosa son los vicios insanos como las drogas o la música rock, y otra cosa muy distinta son los bingos. Los bingos son buenos para la humanidad y debería haber más. Ojalá monten aquello y tengamos en Oregón seiscientos o setecientos bingos por persona.

¿Qué piensan hacer el día de San Valero?.
A: Irme de boys.
R: ¡Y yo! Ah no… yo no.

El Consejo visita el CSL San José

Categoría : Empleo

claseEl 13 de enero de este año, por la mañana que es cuando los chavales están en clase, nos acercamos a conocer el Centro Sociolaboral del Barrio de San José, que está gestionado por la Fundación Adunare. Al llegar nos recibió Mari Carmen, la coordinadora del centro. Después de enseñarnos el sociolaboral, nos invitó a sentamos en una de las aulas y fue avisando para que se unieran a la charla, a la orientadora y a dos de los alumnos que estaban aprendiendo fontanería en un curso del INAEM.

¿Cómo definiríais lo que es un CSL?, en el sistema educativo… ,¿dónde os situáis?

Buscando en la web de Zaragoza Dinámica los definen como “un Servicio Público para la cualificación profesional y la inserción sociolaboral de jóvenes con dificultades o en proceso de exclusión”.

Al responder a esta pregunta bromean “somos un problema en cierto sentido” porque “somos un recurso pedido y solicitado por los centros, pero al que no se le destinan las partidas presupuestarias necesarias para la labor que se hace”. Dicen que “hay una doble moral respecto a su trabajo”. Destacan que “cada vez mas se hace un trabajo de filtro en el propio instituto antes de mandar a los chavales al CSL, pero todavía falta una protocolización del proceso para que en todos los sitios se actúen con los mismos criterios.”

Nos comentan que “aunque el chaval está matriculado en el instituto de origen y depende del Departamento de Educación, al final la financiación del CSL es del Ayuntamiento”. Se quejan de que no está bien reglada la formación que obtienen los chicos, “aunque les damos un certificado de profesionalidad de nivel 1, para poder pasar a estudiar el de nivel 2 (grado medio), tienen que hacer un examen de ingreso, por lo que sienten que este título casi no les sirve y su vuelta al sistema reglado es difícil, por lo que no se le presenta a los chicos ninguna motivación para intentarlo”, proponen algunas medidas “que el examen de acceso fuera mas fácil o se les convalidara algo, para demostrarles el valor del certificado conseguido”.

¿Qué es lo que os hizo plantearos la posibilidad de acceder a un CSL como salida profesional?

Los dos alumnos nos comentan que les motivó “querer hacer algo práctico para poder trabajar cuanto antes” y que como “no les gustaba estudiar, se decantaron por el CSL porque era más práctico y había posibilidades de aprender un oficio”

Además de las materias referentes a vuestro oficio, ¿qué otras cosas os intentan enseñar?

Los alumnos comentan “sobre todo lo referente al mundo laboral: cómo es un contrato, qué cosas tengo que entender de uno cuando voy a firmarlo… en general todo lo relacionado con lo que es la realidad del mundo laboral”. Bromean con la necesidad de saber matemáticas para poder calcular las medidas de los tubos y saber por donde cortar.

Las educadoras apostillan que “es necesario trabajar mucho con ellos los hábitos de comportamiento de forma que cuando se incorporen al mercado laboral tengan ya adquiridos esos hábitos positivos que son necesarios para enfrentarse al trabajo: asistir todos los días, ser puntuales, etc…” además les proporcionan la información de todo tipo de recursos para jóvenes con el objetivo de darles herramientas para que ellos luego puedan decidir si los usan o no. Están convencidos de que el ocio es un elemento que ayuda al desarrollo de la personalidad del joven.

Si pudierais volver atrás, ¿Cambiaríais algo de vuestro paso por el sistema educativo formal?

Nos comenta que “no cambiaría nada, seguiría haciendo esto, pues no le gustó lo de estudiar”. Desde otro punto de vista nos dicen que “aunque volvería a hacer algo práctico y posiblemente esto, a lo mejor hubiera puesto más de su parte para logar sacarse algún titulo de enseñanza reglada y así acceder mas fácilmente al mercado laboral”.

Vosotros como jóvenes que estáis en proceso de formación para acceder al mercado laboral: ¿cómo veis vuestro futuro?

Los dos lo resumen así: “hay mucho paro, se paga poco y las condiciones son muy malas.” Nos cuentan las experiencias que han tenido en el mundo laboral: “trabajé con contrato durante 6 meses en una empresa familiar, en la que se me pagaba poco, las condiciones laborales eran precarias y además se me exigía una forma de vestir y peinarse que la consideraba injusta, pues no tenía que ver con la realización de su trabajo, sino para dar una imagen determinada, además de que se preocupaban poco por enseñarme el oficio.” Otro cuenta que en su caso “aunque las condiciones económicas eran malas, el ambiente de trabajo con los compañeros y jefes era bueno, y que le despidieron porque se acabó el trabajo. El último en venir es al primero que se echa”.

Creéis que todos los jóvenes tenemos las mismas oportunidades para acceder al mercado laboral, ¿quién lo tiene mas fácil y quién más difícil?

Nos comentan que todos los jóvenes lo tenemos igual pero que “el problema es que ahora lo que se valora es la experiencia y nadie te da la oportunidad de adquirir esa experiencia tan necesaria para trabajar”. Proponen como solución “dar mas ayudas a los jóvenes, más prácticas y sobre todo que se subvencione y se ayude a las empresas que realmente dan trabajo a los jóvenes”.

¿Os sentís igual de valorados por la sociedad, que los jóvenes que deciden hacer una FP o una carrera universitaria?

Nos dan su punto de vista: “cuando se está parado se valora más al universitario y al que estudia, porque parece que no ha perdido el tiempo”, pero: “cuando se trabaja sí que se sienten igual de valorados” que otros jóvenes universitarios y de formación profesional, opinan que “es el trabajo lo que se valora de las personas”.

¿Cuál es ahora mismo la mayor dificultad?

Las trabajadoras de Adunare, nos contestan que ven “muchas diferencias que vienen condicionadas por la edad. Los más jóvenes todavía lo ven como ir a la escuela, como una continuación de su centro educativo, un sitio al que hay que ir sí o sí. Los más mayores ya quieren trabajar, y eso les agobia en la medida en que lo tienen difícil por la falta de experiencia que les piden en todos los sitios”.

Además se han encontrado que con “la crisis es difícil hasta encontrar empresas para mandar alumnos ha realizar prácticas, además muy pocas se convierten en un posterior contrato de trabajo”. Hablamos también de la dificultad extra que tienen los chavales inmigrantes, las mujeres, los jóvenes gitanos y los discapacitados.

Y para terminar, ¿qué reivindicación os gustaría que trasladásemos al Ayuntamiento de Zaragoza?

Los jóvenes nos comentan que “trabajo, o al menos posibilidad de trabajar”. Además piden que “los funcionarios no los traten como a un número o una cifra sino como a personas y se preocupen de ayudarles y darles una oportunidad”. Las trabajadoras del CSL nos comentan que más que pedir cosas al Ayuntamiento, quieren pedir a la sociedad en general “que den más oportunidades a estos jóvenes, que se hagan realmente políticas de juventud, sin olvidar por supuesto que los jóvenes tienen que poner de su parte”. Concluimos con la frase “en tiempo de crisis, la prioridad debe de estar en los que tienen mayores necesidades”.

Nos despedimos, y les agradecemos el rato que han compartido con nosotros, su sinceridad, su espontaneidad… nos invitan a volver cuando queramos. Nos vamos con la sensación de que falta un reconocimiento oficial por parte del sistema educativo de este itinerario formativo que da una posibilidad a los chavales en riesgo de exclusión para poder acceder al mercado laboral y quizás como mínimo se debería de apoyar con más recursos económicos desde el Gobierno de Aragón.

El Consejo opina: Jóvenes y empleo

Categoría : Empleo

Cuando hablamos de empleo, no podemos obviar nuestra situación actual que viene marcada por una alta tasa de desempleo para todos los trabajadores, pero que se nota más en los jóvenes porque a la hora de despedirnos sale más barato, ya que la mayoría o no tenemos contrato o disponemos de un contrato basura que se puede rescindir casi sin indemnización para el trabajador.

Para conocer esta situación de primera mano, hemos realizado cuatro preguntas a jóvenes trabajadores que están afiliados a las secciones juveniles de los tres sindicatos que forman parte del Consejo. Esto es lo que nos han contestado:

ccoo

¿Creéis que los jóvenes podemos acceder al mercado laboral en condiciones de igualdad?

Todos los indicadores dan cuenta de la sistematización de la precariedad laboral de la juventud española arrojando cifras alarmantes sobre la situación sociolaboral de los jóvenes. Desde el punto de vista laboral, estos jóvenes experimentan trayectorias laborales reversibles, en las que se produce una entrada y salida del mercado de trabajo, combinadas con procesos de formación, que se caracterizan por situaciones intermitentes de paro y empleo temporal, una fuerte rotación laboral y una ausencia de estabilidad en empleo. El elevado nivel de temporalidad del empleo, que se dispara al 43%, unido a unas condiciones laborales precarias (bajos salarios, inadecuación entre la formación adquirida y la actividad realizada o irregularidad en la jornada de trabajo) son los obstáculos que se encuentra la juventud a la hora de acceder al mercado laboral. Cabe resaltar asimismo que la precariedad laboral de los jóvenes no se limita única y exclusivamente a la temporalidad del empleo, sino que también tiene una relación directa con el valor social del trabajo y la posibilidad de abordar el proceso de emancipación, así como el ejercicio de otros derechos de ciudadanía social.

¿Véis en la educación un complemento, un fin o un medio para acceder al mercado laboral?

El sistema educativo permite la adquisición de competencias profesionales que te capacitarán para desempeñar una ocupación, al igual que te dará acceso a mejores oportunidades de empleo y te facilitará la promoción profesional.
Pero además de esta formación reglada, se hace necesaria una formación continua durante toda la vida, al igual que el reconocimiento de la experiencia laboral a efectos de titulación.

¿Creéis que el problema de los jóvenes y la falta de empleo es anterior a que se comenzara a hablar de la crisis?

La sistematización de la precariedad laboral de la juventud española, ha estado presente tanto en situaciones de bonanza económica como en el marco de una crisis como la que estamos sufriendo actualmente.
La constatación del aumento de las tasas de desempleo juvenil y del tiempo de espera entre el abandono o la finalización de la escolarización y la inserción profesional plena de los jóvenes fue uno de los hechos sociales más relevantes de la época de los 70.
Una de las causas principales de la falta de empleo es la escasa cualificación de los trabajadores y trabajadoras y la tradicional carencia de una Formación Profesional sólida y social y académicamente prestigiada, al igual que por la persistencia de un elevado nivel de temporalidad del empleo en el mercado de trabajo español, que además constituye un rasgo característico de los jóvenes en su relación con el mercado laboral.

¿Qué soluciones plantean vuestro sindicato para reducir el paro entre los jóvenes?

CCOO considera determinante proponer:

● Establecer dispositivos específicos y especializados de orientación laboral para los grupos de jóvenes con especiales dificultades de acceso al mercado laboral.
● Vincular más y mejor el sistema educativo al sistema productivo.
● Regular el procedimiento para el reconocimiento de la experiencia laboral a efectos de titulación.
● Desarrollar la regulación de los certificados de profesionalidad.
● Impulsar una red pública de centros integrados de FP.
● Potenciar los Programas de Cualificación Profesional Inicial, asegurando una oferta suficiente.
● Diversificar la oferta de ciclos de grado medio de Formación Profesional.
● La puesta en marcha de medidas para atajar el alto nivel de abandono escolar.
● Potenciar las medidas de apoyo a la estabilidad del empleo que permitan reducir la temporalidad, mediante el establecimiento de bonificaciones de las cuotas a la Seguridad Social.
● Mejorar los servicios de orientación e información profesional y potenciar su presencia en los centros escolares, sobre todo en los cursos finales de cada ciclo educativo.
● Luchar contra la precariedad laboral de los jóvenes, atendiendo a todos los elementos que la conforman. En suma, promover la igualdad de trabajo en el empleo y las condiciones laborales para impedir que se asiente la idea que la precariedad de las condiciones laborales es algo “natural” e “inevitable” en los procesos de transición profesional de los jóvenes.

 

ugt

¿Creéis que los jóvenes podemos acceder al mercado laboral en condiciones de igualdad?

La respuesta es no. Los jóvenes de Zaragoza, como el conjunto de los jóvenes de las sociedades avanzadas, tienen una calidad de vida desconocida para las generaciones anteriores. Han accedido a una educación, sanidad, cultura, deporte, ocio,… y condiciones de vida que permiten hablar de unos altos niveles de bienestar.
Pero tienen un problema desconocido para sus padres: no pueden dejar de ser jóvenes. No pueden acceder a un empleo digno y de calidad que les permita la independencia económica y tampoco a una vivienda que les permita la creación de un núcleo convivencial propio. Todo esto nos coloca en una clara situación de desigualdad con respecto al resto de la población activa, puesto que para adentrarnos en el mercado laboral debemos enfrentarnos a una serie de obstáculos adicionales. La principal desventaja es la falta de experiencia profesional, que nos dificulta tremendamente el acceso a determinados puestos de trabajo. Desde UGT Juventud, consideramos que los problemas fundamentales de los jóvenes trabajadores son la precariedad laboral y la imposibilidad de alcanzar un empleo estable y de calidad.

¿Véis en la educación un complemento un fin o un medio para acceder al mercado laboral?
Por supuesto la educación es el medio fundamental, no sólo para acceder al mercado laboral, sino para adquirir un puesto de trabajo digno. Pero debemos orientar la educación hacia la formación en competencias concretas que nos permitan adquirir los conocimientos necesarios para desarrollar una profesión. Nos encontramos ante situaciones de jóvenes muy bien formados que tienen serias dificultades para encontrar su primer empleo, por ello pensamos que se deben fomentar las prácticas remuneradas en empresas, como vía para adquirir la experiencia que en muchos puestos de trabajo se nos exige.

¿Creéis que el problema de los jóvenes y la falta de empleo es anterior a que se comenzara a hablar de la crisis?
En las últimas décadas, los jóvenes ha sido un colectivo muy castigado por el desempleo y la precariedad laboral. Junto con otros sectores como los inmigrantes y las mujeres, tradicionalmente hemos tenido que superar enormes dificultades para acceder a un puesto de trabajo. Sin embargo esta situación, que viene desarrollándose hace tiempo, se ha reagudizado en el contexto de la crisis económica y financiera en la que vivimos. Los colectivos más desfavorecidos están siendo duramente castigados por la crisis, y un ejemplo claro es el de los jóvenes, cuyas precarias condiciones laborales están favoreciendo el abaratamiento del despido y la explotación laboral. Por otra parte, y de manera preocupante, se está viendo dificultado el acceso al primer empleo, pasando incluso años hasta que se produce el acceso a un puesto de trabajo.

¿Qué soluciones plantean vuestro sindicato para reducir el paro entre los jóvenes?
Los jóvenes de UGT pensamos que la solución al problema pasa por fomentar políticas de empleo cuyo objetivo sea salvar las desigualdades que existen entre los jóvenes y el resto de la población activa, y apara ello lanzamos las siguientes propuestas:
●Facilitar e incentivar tanto en empresas privadas como en la administración pública la contratación indefinida de jóvenes menores de 30 años. Fomentar la contratación de trabajadores jóvenes en sustitución de trabajadores que llegan a su jubilación.
●Impulsar la creación de cooperativas y sociedades laborales constituidas por jóvenes cuyos proyectos puedan tener la consideración de nuevos yacimientos de empleo. Fomentar el espíritu emprendedor, incorporando acciones de promoción de alquiler de locales comerciales para jóvenes con ventajas fiscales.
●Intensificar la difusión de la Formación Profesional como una vía formativa digna, útil y de calidad para el acceso a la vida laboral de los jóvenes. Establecer un acuerdo para el impulso de la contratación de los jóvenes de Garantía Social entre el sector empresarial local. Adecuar el puesto de trabajo a la titulación, categoría profesional y salario para evitar la sobrecualificación.
●Establecer un protocolo de vigilancia para terminar con las diferencias salariales entre la juventud trabajadora y el resto de trabajadores, que en ocasiones pueden alcanzar el 40% del salario.
●Consolidar y aumentar los programas de inserción de los sectores de población juvenil más desfavorecidos en el mercado laboral.
●Integrar a la juventud trabajadora en el proceso de la negociación colectiva como principal instrumento de participación sindical en las empresas. Fortalecer la formación sindical de los jóvenes con especial explicación de sus derechos como trabajador con el objetivo de evitar y combatir los abusos propios de los primeros pasos en el mundo laboral.
●Apuntar a una política de empleo que cumpla con condiciones dignas, protección legal y seguridad social; y que garantice una valiosa experiencia en el campo laboral para los jóvenes.

 

uso

¿Creéis que los jovenes podemos acceder al mercado laboral en condiciones de igualdad?

Está claro que la preparación de los jóvenes no se ve reflejada en la calidad del empleo ni en las condiciones en el acceso al mismo. Preparados y dispuestos, los jóvenes somos víctimas de la precariedad, cuando no directamente de la explotación laboral, en contratos con condiciones que hacen del empleo digno un término casi de ciencia ficción. Los jóvenes solamente podemos acceder al mercado laboral, en igualdad de oportunidades, si cedemos en la igualdad de nuestros derechos o acudiendo a trabajos por debajo de nuestra cualificación, donde nos encontramos infravalorados, infrapagados cuando no somos fulminantemente despedidos. La situación actual lo deja bien claro desde el punto de vista de USO: nuestra generación está sirviendo para alimentar los bolsillos de los empresarios con menos escrúpulos y eso, hay que combatirlo.

¿Véis en la educación. un complemento un fin o un medio para acceder al mercado laboral?
La educación, centrándonos en exclusiva en la formación profesional del individuo, debe de ser la llave que nos permita acceder a la categoría profesional que nos corresponde así como también es indispensable que el trabajador disponga de canales de formación dentro de su empresa para el ascenso dentro de la misma. Creemos desde USO que quedarnos parados en nuestra formación es un error en el que no podemos caer y que siempre es un valor añadido a la hora de aspirar a un puesto. Sabemos que no estar preparados solo nos hace caer en una espiral de precariedad aún mayor, no hay más que ver el alto porcentaje de desempleados no cualificados jóvenes que tenemos en las estadísticas del Observatorio Joven del Empleo o del INAEM.

¿Créeis que el problema de los jovenes y la falta de empleo es anterior a que se comenzara a hablar de la crisis?
Negar la estructuralidad del problema y achacarlo a algo simplemente coyuntural sería de ciegos. Cierto es que en situación de crisis han sido los jóvenes los primeros en irse a la calle, al fin y al cabo tener las condiciones más precarias suele llevar parejo el ser los más baratos de despedir. Desde USO hemos comprobado en nuestras propias carnes el aumento del paro juvenil, que se ha duplicado en apenas un año; por ello, los jóvenes debemos de ser objetivo principal de cualquier plan que desde los gobiernos se lance para combatir esta situación.

¿Qué soluciones plantean vuestro sindicato para reducir el paro entre los jóvenes?
Debe exigirse un plan de creación de empleo a largo plazo, reconstruyendo con dinero público el raquítico tejido productivo español, que dote al país de los recursos económicos necesarios para salir de la crisis y para prevenir otras posteriores. Por ejemplo, España cuenta con cantidad de fábricas de automoción y con excelentes jóvenes informáticos. ¿Dónde están los coches españoles? ¿Dónde están los ordenadores made in Spain? Los españoles sabemos hacer más que arreglar pasos de cebra y construir pisos.
Reconversión industrial y educación, pero no solamente de los jóvenes trabajadores, sino también de los empresarios de todas las edades que son causa principal del problema de la precariedad de nuestra generación. Por ello desde USO también pedimos la reconversión empresarial tan necesaria para extender las posibilidades laborales con las nuevas tecnologías, algo esencial en territorios tan bastos como Aragón.

Seguimos participando

Categoría : Empleo

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEn el Consejo este ha sido el año del “Universo de la Participación”, un universo construido por jóvenes y para jóvenes.

Parece que fue hace muchísimo tiempo, pero si lo pensamos en frío, solo hace un año que un día de San Valero sostuvimos junto a todas las entidades de Zaragoza, en la Plaza del Pilar la pancarta que decía aquello de “Por una Zaragoza Social”. Para llegar allí fueron muchas reuniones, muchos textos, unos cuantos actos, muchos e-mails… además de consensuar un manifiesto… y al final parece que nos hicieron caso solo en parte, porque tristemente a lo largo de este año muchas entidades han desaparecido por falta de financiación, lo que quiere decir que el servicio que prestaban a sus usuarios se ha dejado de realizar.

Ya en marzo celebramos el día del joven, un día festivo en el que queríamos reunirnos los jóvenes zaragozanos con el fin de conocernos, pasar un rato juntos y poder hablar un poco del modelo de ciudad que queríamos de cara a la entonces, posible elaboración del IV Plan Joven. Hoy este plan es una realidad que pronto vera la luz y se pondrá en marcha. Además comimos y cenamos juntos mientras disfrutamos de unos monólogos en la Casa de Juventud de San José.

En octubre llego la gran fiesta en la calle, la VII Feria del Asociacionismo Joven, todos juntos compartimos tres días de música, stands, actividades, talleres, charlas, documentales… pero lo más importante fue la posibilidad de compartir un espacio y hablar de manera informal de cómo podíamos cambiar y mejorar nuestra ciudad. Como de costumbre la prensa solo hablaba del botellón. La feria se realizó en la Plaza de Los Sitios, así que compartíamos espacio nocturno con los botelloneros, fue un intercambio del que aprendimos todos algo y empatizamos los unos con los otros.

Asamblea de Acción Social y Juventud

Asamblea de Acción Social y Juventud

En noviembre comenzó la formación, porque dicen que para participar hay que poder, querer y saber. Las dos primeras son una opción personal, pero la ultima es la que podemos potenciar desde el Consejo. Realizamos dos cursillos bajo el nombre de “Cosetas útiles para tu entidad”; en el 1.0 hablamos sobre asociacionismo: subvenciones, papeleo, trato con las administraciones, proyectos, evaluaciones, técnicas de grupo, paginas web, photoshop, access… todo ello a un nivel muy básico; en el 2.0 dimos un paso más y tratamos temas más profundos y que requieren tener una experiencia algo larga en esto del asociacionismo: motivación, relevo generacional, coordinación de grupos, publicidad, marketing, viabilidad de ideas, y temas relacionados con la legislación. Este ultimo curso lo repetiremos en febrero como “Cosetas útiles para tu entidad 2.1”

Y en diciembre para terminar el año, realizamos en Zaragoza el XI Encuentro Estatal de la Red de Consejos Locales y Comarcarles de Juventud. En él compartimos, junto a otros consejos locales del estado, nuestros problemas y necesidades, además de sacar adelante posicionamientos y soluciones comunes.

Los jóvenes queremos trabajar

Categoría : Empleo

sdc10343Hace unas semanas, el Presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, sacó a la palestra un dato que hacía meses que estábamos denunciando desde los Consejos y organizaciones juveniles: la alta tasa de paro que soportamos la juventud en el Estado español y que llega al 40%. Lástima que, en su discurso, Ferrán no propusiera ninguna vía de solución que acabara con un porcentaje que es indicativo de la presión del sistema laboral y de la precariedad a la que nos enfrentamos l@s jóvenes en la búsqueda de empleo, sino que se dedicara a barrer para casa y denunciar que “somos el único país del mundo que no discrimina un salario mínimo para trabajadores jóvenes”, achacando precisamente a este hecho los datos de desempleo juvenil.

Gran parte de nuestra generación sufrimos contratos basura que nos llevan a una total inestabilidad laboral y que a su vez no nos permite construir nuestra vida adulta con la misma facilidad con la que lo hicieron nuestras madres y padres. Sabemos qué hemos hecho hoy y cuánto hemos ganado por nuestro trabajo, pero no sabemos qué es lo que haremos mañana ni cuánto ganaremos. Nuestros planes de futuro acaban siendo planes de presente y nuestros planes de presente están condicionados por una constante amenaza de volver al pasado, a la tutela de nuestros progenitores. Como cantaban Ixo Rai!, al final tendrá nuestra madre que invitarnos a comer.

Proponer como solución para el paro juvenil un salario mínimo diferenciado es una desfachatez que hipoteca nuestra capacidad de entrar en el mundo adulto con las mismas oportunidades que tuvieron generaciones anteriores –e incluso con las mismas que tienen hoy– y no nos garantizaría poder asumir los retos y responsabilidades que nos exige la vida adulta. Propuestas como la de Ferrán nos infantilizan, nos faltan al respeto y nos avocan a no poder ser, no ya adult@s, sino ni siquiera jóvenes.

Por todo ello, ante la actualidad informativa, hemos querido dedicar este boletín que tienes en tus manos a reflexionar acerca de la situación del empleo de l@s jóvenes, a desgranar la situación de un mercado laboral voraz en el que somos, junto con otros colectivos, parte desfavorecida.