Cuando la educación formal se vuelve informal

Categoría : Educación formal

Cuando llegué al IES a trabajar en el Proyecto de Integración de Espacios Escolares, hace ya unos diez años, me encontré con el reto de hacerme un hueco entre profesorado, equipo directivo, departamento de orientación, y cómo no ¡conserjes y limpieza! Un hueco que antes este proyecto no tenía, al menos en mi Instituto.

Yo era la “monitora” del PIEE y apenas me hacían caso en las propuestas de trabajo, se me consideraba a efectos laborales como ajena al centro y yo, mientras, defendía mi Diplomatura en Magisterio, mi TASOC y mis cursillos con uñas y dientes: ¡que no soy monitora!, ¡que quiero trabajar con vosotros/as!

Que una misma profesional eche raíces en su puesto es lo más beneficioso que le puede pasar a un proyecto socioeducativo. Ahora soy la educadora social, que se encarga del PIEE y organiza las actividades, sí, pero también la que se coordina con profesores/as, psicopedagogos/as, trabajadores/as socilales y demás en por ejemplo, actividades para la integración de alumnado en riesgo de exclusión, actividades de educación para el desarrollo, mediación escolar, jornadas culturales…y un largo etc

 

Educación informal en PIEE

Espacio del PIEE Pablo Gargallo

 

Ni decir tiene la satisfacción que también supone que en el barrio te conozca la gente que trabaja con niños/as y jóvenes a base de organizar actividades conjuntas. Todo esto sólo se consigue con años de constancia, y la satisfacción de ver crecer a los/as chavales/as con los que has trabajado no te la quita nadie.

 

Pero no siempre soplan vientos a favor en este ámbito laboral, de hecho somos pocos los que duramos mucho tiempo en un mismo puesto, ya que se encargan de desmotivar la personal con, al principio, muy bajos salarios y sin contratos fijos, y luego con menos-bajos salarios y sin reconocimiento profesional. Es una pena, porque es un verdadero lujo, la envidia de otras comunidades, que haya un educador del Ayuntamiento en casi cada Instituto de Secundaria de Zaragoza. Un lujo que las instituciones deberían valorar y pelear por conservar.

El Consejo visita la Universidad

Categoría : Educación formal

Si hablamos de educación uno de los lugares de referencia es la Universidad de Zaragoza, su Rector Magnifico, Manuel López, nos ha concedido una entrevista en la que hemos hablado entre otras cosas de participación dentro de la Universidad, del Plan Bolonia y de cual es el futuro de la Universidad pública de nuestra ciudad.

Desde tu perspectiva, ¿Cómo ves a los jóvenes zaragozanos?

Los estudiantes de la Universidad de Zaragoza están cada día más preparados, son cada vez más exigentes y desean una enseñanza de más calidad y más relacionada con la profesión que luego van a ejercer.

Por eso se ha establecido el Espacio Europeo de Educación Superior, que supone un cambio en las metodologías docentes y en el papel del estudiante y del profesor y que da respuesta las necesidades y exigencias de las nuevas generaciones. Así, el nuevo sistema formativo está centrado en el estudiante y se basa en la carga de trabajo necesaria para la consecución de los objetivos de un programa educativo, que incluyen tanto los resultados del aprendizaje como la adquisición de competencias.

En este sentido, la Universidad de Zaragoza ya destaca por su calidad docente e investigadora, que ha sido reconocida recientemente en varios foros. Actualmente, casi 40.000 alumnos confían en nuestra universidad pública para formar su futuro. El objetivo es mantenerse como una de las universidades europeas líderes en inserción, investigación, internacionalización y excelencia académica.

¿Cuáles son los proyectos participativos que tiene la universidad actualmente en marcha?

La Universidad debe formar a sus estudiantes, primero en conocimientos, segundo, en capacidades, y tercero, en valores. La Universidad forma para que las personas piensen, sepan ser críticos, tengan capacidad para crear su propia opinión y se conviertan en personas íntegras con gusto por la ciencia y el conocimiento, creativas, educadas y solidarias. La Universidad tiene que ser una institución completa donde formar para el empleo sea sólo uno de sus objetivos.

Por lo tanto, siguiendo este esquema, la Universidad de Zaragoza mantiene proyectos colaborativos y participativos en todos estos ámbitos. El académico, el investigador, con la empresa, internacional y en el espacio cultural, social y deportivo. Sería imposible, por razones obvias de espacio y tiempo, detenerme en cada uno de estos proyectos, pero todos pueden consultarse en nuestra página web: www.unizar.es

Se dicen muchas cosas en los medios de comunicación, en Internet, pero realmente: ¿Qué es el Plan Bolonia?, ¿lo consideras positivo o negativo?, ¿Por qué?.

La Declaración de Bolonia es una iniciativa para reformar el sistema educativo europeo, que fue suscrita en esta ciudad del Norte de Italia, en junio de 1999, por 29 países europeos a los que luego se incorporaron 17 más haciendo un total de 46. El objetivo del Proceso de Bolonia es llevar a cabo una profunda reforma del sistema universitario en Europa, mediante la construcción del denominado Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), teniendo en cuenta principios de calidad, movilidad, diversidad y competitividad. Lograr la libertad de tránsito de todos los titulados, mediante el reconocimiento de los estudios cursados, es la pieza que faltaba para conseguir la pertenencia a un espacio social y cultural europeo común.
El cambio histórico que supone la adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), que constituye un espacio común de investigación, aprendizaje y docencia, hace posible destacar procesos flexibles, dinámicos y de calidad en la enseñanza universitaria que, además, se subrayan gracias a la nueva estructura de los estudios universitarios, organizados en tres ciclos, el de grado, master y el de doctorado.

En este marco, la Universidad de Zaragoza con una visión global de sus Campus, ha desarrollado medidas que le están permitiendo revisar sus actuales títulos e implantar otros nuevos, impulsando al máximo su participación en grupos y redes –nacionales e internacionales- relacionadas con el diseño de estructuras, contenidos y competencias de los estudios universitarios. El Espacio Europeo de Educación Superior está siendo una oportunidad excelente para conseguir la mejor calidad docente y la excelencia de la Universidad en todos sus campus.
El primer gran objetivo que ya estamos cumpliendo es la puesta en marcha de un modelo educativo que está renovando los procesos de enseñanza y aprendizaje. En este sentido, la Universidad de Zaragoza garantiza una formación integral, que responde, en cada una de sus titulaciones, a la confianza que en ella deposita la sociedad, impartiendo una enseñanza de calidad y ayudando en el desarrollo integral de las personas que forman parte de nuestra comunidad universitaria. El otro gran objetivo que estamos cumpliendo es mejorar la adecuación de la oferta docente a la demanda social.

entrevista_rector_universidad_zaragoza

Si me preguntas si el Espacio Europeo de Educación es positivo o negativo, sólo puedo contestarte en positivo. Creo que estamos ante una excelente oportunidad para acometer la actualización de los anteriores estudios e introducir una oferta más diversificada y adecuada a la demanda de los estudiantes. Además, desde la perspectiva educativa, los cambios metodológicos suponen un cambio transcendental. El Proceso de Bolonia coloca al estudiante en el centro del proceso formativo. El aprendizaje centrado en el estudiante mejora considerablemente la flexibilidad del acceso, incluye nuevas estimaciones más realistas de la carga real de trabajo y el cómputo del trabajo no presencial. Asimismo, se incluye la posibilidad de integrar las prácticas en entornos reales dentro de los planes de estudio y se refuerza la obligación de desarrollar un proyecto final de carrera como exponente del nuevo papel activo de los estudiantes, entre otras muchas mejoras a nivel pedagógico.
También es sumamente positivo, porque con el Espacio Europeo de Educación Superior se ha dado respuesta a dos de las reivindicaciones históricas que tenia la universidad española. Por un lado, la desaparición de la división entre diplomaturas y licenciaturas. Los nuevos estudios de grado integran a diplomados y licenciados en un diseño que les iguala a la hora de realizar sus estudios y acceder al mercado de trabajo. Por otro lado, la integración de los másteres oficiales en el sistema público de enseñanza universitaria. Los másteres oficiales
a precios públicos y con la posibilidad de ser cursados después de haber obtenido una beca para su realización, son parte de la dimensión social del proceso de Bolonia.

Además, mejorarán las salidas laborales ya que los títulos estarán reconocidos en todos los países firmantes, el sistema de Grado, Máster y Doctorado es el que funciona actualmente en la mayoría de los países del mundo lo que facilita el reconocimiento automático de los créditos básicos cursados dentro una misma rama de conocimiento, potenciando la movilidad entre las titulaciones, se potencia el papel más activo del estudiante en el control, planificación y seguimiento de su propio aprendizaje y, además, se permite conocer con garantía de calidad, el expediente del estudiante.

Hace poco en los medios de comunicación te quejabas de la falta de financiación: ¿Cómo aborda la universidad pública su futuro?

Evidentemente, la crisis económica también afecta a la financiación de las universidades. La situación actual ha provocado que nuestra Universidad tenga ciertos problemas en este sentido. Con la ayuda de la Comunidad Autónoma, estamos haciendo todos los esfuerzos posibles para evitar que esta situación pueda afectar al funcionamiento diario de nuestra Universidad. Sin embargo, esta crisis de financiación es también una magnífica oportunidad que ayuda a hacer una mejor racionalización del gasto

¿Tenéis previsto utilizar las redes sociales presentes en Internet para llegar y comunicaros con los jóvenes?, ¿lleváis idea de renovar la página web?

Entrevista a Manuel López , rector de la universidad de Zaragoza

Manuel López en su despacho

Actualmente, las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones son imprescindibles y forman parte ya de nuestra vida diaria. Por lo tanto, no podemos mantenernos al margen y la Universidad de Zaragoza ya utiliza todas las posibilidades que nos ofrecen las TIC de forma generalizada desde hace años y se usan tanto para aprender como para enseñar y para comunicarnos con los jóvenes y estudiantes.

La página web de la Universidad de Zaragoza está en permanente renovación. Los ritmos de Internet, como todos sabemos, son inmediatos y el cambio debe ser constante si queremos dar respuesta a las necesidades de nuestros usuarios.

Educación: Otras alternativas

Categoría : Educación formal

PCPI

El privilegio de Educar en un CSL

Las características de los programas PCPI`s , junto con la idiosincrasia de los Centros sociolaborales, dan la posibilidad de trabajar con los alumnos desde la individualidad y la cercanía, de manera que, además del aspecto puramente formativo, posibilita la intervención personalizada consiguiendo, a menudo, una implicación emocional, tanto del alumno como del educador, dinamizando y enriqueciendo el proceso educativo, consiguiendo en muchos de los casos un “enganche” que hace, que el itinerario marcado con los jóvenes, no se rompa.

Profesor de PCPI

 ¡Ideal para todos!

Programas PCPI Zaragoza

CSL Oliver, Zaragoza

La enseñanza que ofrece el centro se muy importante para los jóvenes de Zaragoza porque puedes aprender muchas cosas que nunca hemos hecho en el instituto (además de la formación básica aprendemos un oficio) y te dan la libertad de expandir todo lo que tenemos dentro. En el centro hay un entorno personal que nos permite tener buenas relaciones entre compañeros y educadores y a muchos de nosotros inmigrantes, alfabetizarnos y prepararnos para le mundo laboral.

Además nos ayudan con nuestro futuro, con las experiencias de trabajo y educación que tienen en el centro.

Alumno de PCPI

Formación Profesional

El Instituto de Educación Secundaria “Pablo Serrano” se ubica en el barrio de las Fuentes, situado al este de la ciudad de Zaragoza.

Comenzó su andadura en el curso 1984-85, como una sección del instituto Corona de Aragón. El Equipo Directivo inició los trámites para cambiar la denominación administrativa asignada de Instituto de “Las Fuentes”, por la de Instituto “Pablo Serrano”, escultor aragonés de renombre internacional.

En sus inicios, el Instituto perteneció a la red de centros de Formación Profesional. Con la aprobación de la L.O.G.S.E., el “Pablo Serrano” pasó a formar parte de la red de Institutos de Enseñanza Secundaria, sin perder la oferta de Formación Profesional e impartiéndose también enseñanzas de Bachillerato.

Formación profesional en Institutos de Zaragoza

IES Pablo Serrano

Actualmente nuestra oferta educativa ofrece un amplio abanico de posibilidades, impartimos en el centro estudios de Enseñanza Secundaria, Bachillerato, Ciclos Formativos de Grado Medio y Superior (Familias Profesionales de Administración, Electricidad y Electrónica, Imagen Personal e Informática).

En el curso 2004-05, el Instituto inició la participación en el Programa de Innovación de Secciones Bilingües español-francés, que actualmente alcanza hasta el Bachillerato. Esto facilita la realización de intercambios con la posibilidad de estudiar cursos completos en Francia y supone una ventaja para acceder a la movilidad que tanto fomenta el espacio de estudios europeos para la futura formación universitaria y profesional de nuestro alumnado.

En el curso 2005-06, el Instituto solicitó a la Administración formar parte de la red de centros educativos de la Comunidad Autónoma que trabajan con sistemas de gestión de calidad en sus estudios de formación profesional. A partir del 1 de Abril de 2009, el sistema de gestión diseñado por los equipos de profesores de las familias profesionales de Administración, Electricidad y Electrónica e Imagen Personal del centro se encuentra certificado por AENOR en la Norma UNE-EN ISO 9001:2008

Una certificación en calidad, compromete tanto al Equipo Directivo como a las familias profesionales afectadas, a mantener la mejora continua en el proceso de enseñanza – aprendizaje y a ofrecer siempre la satisfacción del cliente (alumnos, padres y madres, empresas colaboradoras, etc.) partiendo de estándares previamente fijados y avalados por un organismo oficial como es AENOR .

Para conocer la opinión de los alumnos que realizan alguno de los estudios ofertados en el Pablo Serrano, hemos realizado unas preguntas a un alumno del ciclo formativo de electrónica de grado medio

 

¿Cuál ha sido el motivo por el que has elegido estudios de formación profesional en general y más en particular electrónica?.

Desde siempre me han gustado los estudios técnicos, se me da mucho mejor estudiar tecnología que lengua o historia. Lo tuve claro desde el principio a pesar de que en estas otras materias me desenvuelvo bastante bien sobre todo con el idioma extranjero, ingles y mi afición por la lectura. Lo de la electrónica debe ser de familia, mi padre es del gremio y yo pienso que lo llevo en los genes.

¿Te gusta el ciclo que estas haciendo?. ¿Cómo se llama?.
El ciclo se llama “Equipos Electrónicos de Consumo” y sí me gusta mucho porque es muy práctico y tiene los contenidos necesarios para entender como funcionan estos aparatos electrónicos que nos rodean por todas partes, incluido el ordenador del que soy tan amigo y que no siempre funciona. La verdad es que a veces me cuesta entender tanto componente, de tantas clases y como al unirlos forman un circuito que funciona exactamente como habíamos previsto. Es muy emocionante hacer circuitos impresos y que funcionen.

¿Qué cambiarías del ciclo de electrónica que estudias?
La verdad es que no se que cambiar, me parece que esta bastante equilibrado aunque si lo digo por la dificultad de las materias, seguro que de unas cuantas quitaría cosas, son muy amplias y parece que los profesores se empeñan en enseñarte como si fueras para ingeniero, pero mejor, cuanto más te pidan más aprendes y seguro que a la larga lo agradeces. En 2º curso están las prácticas en empresas y eso si que es importante. Tenemos que trabajar 380 horas en una empresa de verdad, con sus horarios y trabajo real, pero eso sí, sin cobrar. Deberían ser remuneradas aunque sólo te dieran para pasar el fin de semana.

¿Qué opinas del Instituto, Te encuentras agusto en él?
Me encuentro muy agusto, tengo buenos amigos y la organización se ve que funciona. Tengo dos cosas que no me hacen mucha gracia pero que no puedo cambiar, una es que me pilla un poco retirado de mi casa y tengo que madrugar bastante, y la otra es que si llego tarde a 1º hora de la mañana 8,30 horas me mandan a biblioteca pues no me permiten entrar tarde a las clase. Este tema si lo llevo mal. Por lo demás bien.

Educando para la participación en el colegio

Categoría : Educación formal

Colegio Cantín y Gamboa

El día 8 de febrero de 2010 nos recibió en su despacho Mercedes Albar, que además de Directora del Colegio Cantín y Gamboa, actualmente, es la Presidenta de la Coordinadora Aragonesa del Voluntariado en la Acción Social (en representación de la Fundación La Caridad). Con ella, tuvimos una charla amena en la que fuimos haciendo un recorrido por lo que hoy en día es la educación formal, centrándonos en el modelo de escuela que han elegido para poder hacer participes a todos sus alumnos, padres y profesores de la vida diaria del centro.

Nada más sentarnos y presentarnos nos cuenta que es una comunidad de aprendizaje, la idea nace de una línea teórica que proviene de los EEUU. Para poner en marcha esta forma de organización, se desplazaron a la CREA (Centro de Investigación Social y Educativa) en Barcelona allí recibieron los fundamentos teóricos, planteamientos metodológicos y todo lo necesario para intentar adecuar ese modelo a su realidad.

El colegio Cantín y Gamboa educa para la participación

La idea es ver la escuela como un elemento de promoción, en el que todos podemos intervenir, no solo los profesores sino también y especialmente los padres, alumnos y las personas que están relacionadas con la comunidad educativa.

 

Los principios siempre son duros, para ellos lo más difícil fue adaptarse a una nueva realidad. En un breve espacio de tiempo se produjo una enorme diversidad, no solo de países de origen, sino de todo lo que ello conlleva: diferencias culturales, de idioma y de religión. Resalta la idea de que “lo que antes valía para el centro ahora ya no vale porque la gente que está en el centro es diferente a la que había hasta hace poco”. Ante esa nueva realidad, solo se podía hacer una cosa. Adaptarnos nosotros como comunidad educativa a esta nueva situación y para hacerlo había que implicar a todos: profesores, alumnos y familias. Además de la participación de una nueva figura, la de los voluntarios.

Analizando todo esto, se plantearon unos primeros retos: creación de aulas de español para los alumnos que no saben el idioma y que eso les ocasiona que no se integren bien, creación de un departamento de orientación formado por un psicólogo que se preocupe de evaluar el proceso educativo y también que se preocupe de orientar a los estudiantes de secundaria de cara a sus salidas profesionales, además se pone en marcha el las tutorías individualizadas para los alumnos de secundaria. Todas estas actuaciones y muchas más se plantean para lograr un nuevo reto: dar a todos una alternativa de futuro. Siempre que surge un problema con un alumno intentamos dar una respuesta individualizada a su problema. Este cambio de realidad que se produjo de una manera no gradual, sino muy rápido, hizo que fuera necesario preparar al profesorado para esta nueva situación. Había que buscar alternativas y una de las que vimos fue la de la comunidad de aprendizaje.

Partieron del modelo teórico y lo adaptaron a la realidad de su comunidad educativa: estancia en clase, creación de aulas de español, creación de grupos interactivos de carácter heterogéneo que con la presencia de una persona adulta como dinamizadora, permita que los alumnos aprendan también enseñando lo que saben al resto de sus compañeros.

Además se realizan comisiones mixtas de trabajo, en la actualidad están activas la de ocio, voluntariado, biblioteca, nuevas tecnologías e Infraestructuras, formadas por padres, profesores, alumnos y voluntarios. En esas comisiones se decide qué queremos hacer y qué creemos que se puede hacer. Se pasan las conclusiones a la Comisión Gestora que es la que va a decidir si es viable o no. Se trata de imaginarse que colegio queremos e ir dando pasos para construirlo, estos grupos se basan en las aportaciones de sus miembros, quien más aporta y participa es más tenido en cuenta, independientemente de su edad o de su cargo orgánico en el claustro.

El colegio no es solo un colegio, funciona desde la mañana hasta la 19 horas, si no fuera así no podría darse esa atención a todos aquellos que la reclaman o la necesitan. Se da una gran importancia al tiempo de ocio, ya que una educación integral no puede entenderse sin dar cabida al ocio de cada uno de los alumnos. Esta demostrado que a largo plazo un ocio bien entendido va a contribuir al desarrollo, el descanso y la diversión de los alumnos. Pero sobre todo va a evitar que surjan muchos de los conflictos a lo largo de la etapa de crecimiento. Para las horas que no hay clase y para otras iniciativas cuentan con voluntarios, en su mayoría alumnos mayores y padres.

Mercedes nos resalta varias veces que el apoyo de la Fundación La Caridad en todo el proceso fue y es fundamental. Nos comenta que aunque con el nombre se pueda caer en un error, ya que viene de la historia de la ciudad de Zaragoza por su vinculación a órdenes religiosas, en la actualidad es una fundación laica que preside el Alcalde. Esta fundación apoya la labor del colegio dando becas de comedor, aportando la figura del psicólogo y financiando todo lo que puede, en la medida de sus posibilidades

Hablando con Mercedes de su visión de la juventud, nos comenta que no es justo hablar en general, matiza que por los medios de comunicación solo vemos los aspecto negativos de la juventud, cuando en realidad hay jóvenes muy comprometidos. Así hay una juventud comprometida y otra un poco “blandita”, que no sabe bien lo que quiere ni como van a salir las cosas, lo que conlleva además un alto nivel de frustración cuando las cosas no salen como ellos quieren. Cuanto mas “blanda” es la persona tiene menos compromiso, menos conciencia y menor capacidad de frustración.

Nos despedimos después de una charla agradable y distendida, nos invitan a volver cuando queramos… nos vamos con la sensación de que todavía quedan colegios donde de verdad se creen lo de educar e integrar a todos, y donde intentan día a día que la escuela de verdad sirva para formar a personas en todos los aspectos de la vida y no solo sea una mera transmisora de conocimientos académicos.

El Consejo opina: jóvenes y educación

Categoría : Educación formal

La educación es la base sobre la que se asienta cualquier sociedad, después de la familia es el elemento de socialización más importante, y es donde se forma la personalidad de los niños y adolescentes que un día llegaran a ser los jóvenes del mañana. Constantemente, en los medios de comunicación oímos hablar de la reforma educativa, y vemos como todos los presidentes que han gobernado este país desde el inicio de la democracia han realizado una reforma del sistema educativo, con mayor o menor acierto. Cada generación hemos experimentado como mínimo una reforma o dos del sistema educativo.

El gran reto del sistema educativo, es educar para la participación. Desde pequeños nos enseñan que participar no sirve para nada y poco a poco y de forma casi subliminal nos mandan ese mensaje que de alguna forma va calando en el fondo de nuestra forma de ser, de pensar y de actuar. Los delegados de clase y el consejo escolar, lejos de ser una primera experiencia de participación y de toma de decisiones haciéndonos responsables de las consecuencias, para los alumnos, se convierte en un teatrillo en el que poco pueden decir, ya que están en minoría ponderada con respecto al resto de sectores. Incluso los propios chavales rechazan la figura del delegado, porque es al que le toca hacer de nexo entre el tutor y la clase, y por lo general los profesores suelen elegir a los alumnos que les causan menos problemas para asumir este rol. Todo esto queda más patente en la Universidad. Así se nos lanza el primer mensaje negativo sobre la participación, por suerte muchos de nosotros pasamos por otras experiencias asociativas que son más intensas y logran cambiar nuestra visión sobre la participación en la sociedad.

De momento en ninguna de las reformas educativas realizadas hasta la fecha se ha tenido en cuenta a los niños y jóvenes, que día a día ocupan las aulas, que pasan a convertirse en lo que podíamos denominar como “población cautiva”. Se suple esta ignorancia de la realidad con miles de informes que se piden a profesores y responsables políticos. Nadie pregunta a los chavales que día a día van a clase, como quieren que sea su colegio, su instituido o su universidad. Así se consigue que los jóvenes nunca sintamos ese espacio como nuestro, sino como un lugar temporal en el que se tienen la obligación impuesta por tus padres o tutores de estar, al no sentirlo como propio y no estar por decisión propia, surge el fracaso escolar, que no es otra cosa que una forma de los adolescentes de quejarse y revelarse frente a esta situación en la que hay de fondo un sentimiento de frustración, lo malo es que en la mayoría de los casos este fracaso les cuesta su futuro.

Como jóvenes, necesitamos un nuevo modelo educativo, más estable en el tiempo, que se ponga en marcha desde lo público y que tenga en cuenta las nuevas realidades de las personas que vivimos en un determinado lugar. Es necesario que además de en las materias curriculares, haga un especial hincapié en los valores que todos los seres humanos compartimos y que conforman las bases culturales y de convivencia de nuestra sociedad. Los colegios, los institutos y la universidad deben de ser una verdadera escuela de ciudadanía activa y ser correa de transmisión de la sociedad civil.

La escuela debería de ser además del lugar donde se aprende lenguaje, matemáticas, física, ética, química, ciencias naturales, historia y tantas otras cosas… debería de ser el lugar donde se aprende a vivir en sociedad y a participar, para con ello, poder incidir en nuestro entorno más inmediato y cambiarlo. Además el propio sistema educativo debería de dar herramientas a los profesores para que puedan ser correa de transmisión de la sociedad civil con los jóvenes, para que estos pudieran conocer la realidad de nuestro mundo y las posibilidades que existen para comprometerse, juntarse y en definitiva: asociarse. No podemos hablar de una verdadera democracia, si los cuídanos no tenemos la oportunidad de poder participar en la vida, social y política de nuestra ciudad, nuestra comunidad y en definitiva de nuestro país.

 

 Asociación ICIJA opina:

Asociación ICIJA

En primer lugar queremos dejar claro que ICIJA trabaja con alumnos preuniversitarios, por lo que es complicado tener una idea real de la juventud en el ámbito universitario.

Muchos de estos jóvenes que comienzan a adentrarse en el mundo de la investigación lo hacen durante la ESO y Bachillerato, y continúan durante su etapa universitaria, ya que en muchas ocasiones estos estudios no recogen en su plan de estudios una formación práctica en este sentido.

Partiendo de la base de que en cada carrera puede variar y es muy complicado generalizar aspectos que, según las titulaciones son diferentes entre las diferentes carreras, lo que nosotros conocemos y nos transmiten los socios es que la enseñanza en la Universidad es una mera continuidad de lo que se ha ido haciendo a lo largo de la educación infantil, primaria, secundaria y bachillerato, en la que un profesor explica una serie de contenidos y los alumnos se limitan a copiar esa lección, a aprendérsela de memoria y a plasmarla tal cual en un examen. Es decir, se prima más la adquisición de conocimientos que la adquisición de una metodología práctica y técnica mucho más enfocada hacia el ámbito laboral.
Creemos que tras la finalización de los estudios universitarios es vital seguir preparándose mediante cursos, másteres, doctorados, etc. (universitarios o no) para adquirir unos conocimientos que nos preparen para dar el salto a la vida laboral.

Consideramos que la investigación no está para nada desarrollada en el ámbito universitario ya que, salvo raras excepciones, lo que se enseña es una investigación muy básica y muy tutelada por un profesor.

Creemos que deberían primarse la adquisición de técnicas sobre la adquisición de conocimientos por parte de los estudiantes, ya que eso puede ayudar al alumno a saber reaccionar ante posibles casos prácticos de la “vida real” o laboral.
Creemos que el futuro de la Universidad debería tender hacia la enseñanza de técnicas que ayudaran al alumno a ser más autónomo en su trabajo diario para conseguir un mayor desarrollo personal.

Sobre el futuro inmediato de la Universidad, parece un poco incierto en estos momentos. Hemos comparado las sensaciones de nuestros socios de más edad con aquellos que se iniciaron este año en la enseñanza universitaria, para intentar extraer una conclusión de los cambios que está sufriendo la Universidad, conociendo el punto de vista de quien está experimentando la novedad. La opinión generalizada es que la Universidad, tanto los profesores, como las instalaciones y otros medios, no están preparadas para acoger los nuevos planes de estudio, viéndose fundamentalmente perjudicados los nuevos alumnos, que en su mayoría se encuentran perdidos, sin saber cómo enfrentarse a esta nueva etapa de su vida. Aunque tal vez en un futuro, los docentes universitarios logren prepararse para este fin, y puedan llevar a cabo una formación correcta de los futuros estudiantes universitarios.

Nos gustaría que la enseñanza universitaria formara a los alumnos de una manera más técnica y les adentrara en el campo de la investigación, ya que sin I+D+i (Investigación, Desarrollo e Innovación) es difícil llegar a ser competitivo.

Tejiendo puentes entre la educación y la sociedad

Categoría : Educación formal

Importancia de la educación de los jóvenes El sistema educativo ha sido el tema principal en el que se habla de nosotros, los jóvenes. Durante décadas, la educación ha cambiado a un ritmo en el que prácticamente cada generación tiene su propio sistema educativo. El fracaso escolar es una llamativa prueba de una historia repleta de fracasos educativos. Nuestra realidad está acelerada y las personas que hacen las reformas educativas presentan un abismo generacional con respecto a los alumnos y estudiantes, cosa que no sería grave si se diera lugar a un mínimo de participación de los más afectados: profesores y alumnos. Los jóvenes siempre hemos sido los primeros en quejarnos de las reformas educativas y los últimos en ser tenidos en cuenta para llevarlas a cabo y no es de extrañar que cada vez que se ignora nuestra voz en el tema se cometan nuevos errores. Cuanto mayor es el alcance de un problema, mayor es la importancia de la participación social.

Debemos ofrecer una formación de calidad a todo el que lo desee, pero no debemos obligar a permanecer en el sistema educativo a las personas que quieren trabajar, con el simple propósito reducir las cifras del paro.

Todo no se puede aprender desde un pupitre: La educación no-formal en forma de salidas de los centros, campamentos, convivencias y asociaciones educativas, compensa una carencia funcional del sistema educativo: la incapacidad para educar en un medio ajeno al aula, en un medio social real, no en un espacio controlado y diseñado para una escuchar un incesante monólogo. Modelo que responde a una visión del ser humano como mente, olvidando el cuerpo y las emociones. Debemos saber qué podemos exigirle a un estudiante de determinada edad: Ejemplos como el de institutos estadounidenses que han retrasado la entrada a las aulas una hora porque aumenta el rendimiento escolar debido a que el biorritmo de un adolescente es diferente al de un niño o un adulto.

La educación debe interactuar con otros agentes sociales a fin de tender puentes para salvar el abismo que separa el sistema educativo (desde primaria hasta los estudios superiores) y la sociedad. Los programas de estudios en el extranjero son un ejemplo de lo bien que funcionan las políticas procedentes de centros formativos. En cambio, apenas se destinan esfuerzos a conseguir que nuestros estudiantes salgan con opciones laborales.

Debemos acortar distancias en una sociedad, formativamente hablando, desigual: Somos las generaciones más formadas que ha dado nuestro país y también las que más fracaso escolar acumulan y el peligro de ésta asimetría es mayor de lo que pensamos: corremos el riesgo de no aumentar la desigualdad social. Se habla mucho de fracaso escolar, de desmotivación juvenil, pero no nos preguntamos de dónde puede proceder. Quizás el estudiante es capaz de percibir que el sistema educativo es una isla apartada de la sociedad, y lo que un joven quiere es desplegarse sus aptitudes en sociedad. El estudiante da buena prueba de sus capacidades en el entorno al que tiene acceso: su sociedad, las personas de su edad y de igual estatus. En ella demostramos destrezas adaptativas elaboradas en un entorno social complejo. Porque una buena educación es la garantía de una sociedad rica. Abramos escuelas y cerraremos cárceles. La exclusión social debe ser perseguida en todos los estratos de la sociedad y sobretodo en la educación.