Una sonrisa solidaria

Categoría : Solidaridad y cooperación

Payasos sin fronterasUna tarde se pasaron a vernos por el Consejo dos jóvenes, los vimos de lejos acercarse con la nariz roja y una sonrisa, querían cambiar el mundo y querían hacerlo riendo…

¿Quiénes sois PSF?

El objetivo principal de PSF es hacer expediciones a países en conflicto, consisten en artistas que se desplazan desde cualquier punto de España a países como: Haití, Mozambique, Siria, Palestina, Jordania, Sahara…. Actualmente estamos presentes en cuarenta países.

¿Cómo os financiáis para poder llevar a cabo vuestra intervención?

Contamos con financiación de ayuntamientos, empresas, con la cuota de los socios…

¿Habéis notado una reducción con esto de la crisis?

Sí, sobre todo en Barcelona que es donde esta nuestra sede central y es donde se gesta todo lo que hacemos. Pero bueno, como PSF no es una empresa, si salen 25 expediciones un año, al siguiente igual salen 15 ó 10… pero el propósito sigue igual y la ilusión también. Hemos notado que las empresas han bajado bastante la inversión en “cosas sociales”.

¿Cómo os ponéis en contacto con la gente de los países donde realizáis vuestra intervención?

Hay siempre una contraparte en el país al que se va. Por ejemplo en Mozambique es una asociación cultural de artistas de allí. En muchos de los países es el ACNUR quien hace de contraparte, por ejemplo en los países árabes.

En el Sahara, lo hacemos directamente con un saharaui que vive en Sevilla. Antes lo hacían a través del Frente Polisario pero era muy lento por la burocracia y el control. Ahora va este saharaui, una semana antes, contacta con los colegios y se programa.

La mayoría de las veces generamos redes de contacto propias. Por ejemplo, Se empezó a trabajar en Mozambique por un chico de Zaragoza, que tenia un familiar trabajando en este país y a partir de ahí conoció a esta asociación que hace de contraparte para el trabajo de PSF. Muchos proyectos han empezado así..

¿Dónde hacéis vuestras actuaciones?

En campos de refugiados, colegios y si se trabaja con alguna asociación como en el caso de Mozambique se va a las aldeas. En Colombia tienen un espacio, que podría ser como una casa de juventud aquí, donde hacen talleres de teatro, artesanía…

En general se intenta ir en equipo porque el trabajo es más efectivo. Cada uno lleva su espectáculo y luego se intenta mezclar. En tan poco días no da tiempo para montar una historia propia conjunta.

Payasos sin fronteras¿Cómo os recibe la gente de allí cuando hacéis las actuaciones?

Los chavales con muchas ganas. Mi sensación es que se quedan muy sorprendidos por la cercanía. Sobre todo por la cercanía de los adultos. No están acostumbrados, a que alguien este con ellos y les haga caso. Y encima les estás haciendo reír. La salud de la risa siempre es buena

¿Cómo y dónde surgió la idea de formar PSF?

Surgió cuando el conflicto yugoslavo. Había un colegio de Barcelona que se escribían con los colegios de Yugoslavia en el momento de la guerra, en el 92-93. Iba a ser el cumpleaños de un niño del colegio de Yugoslavia y entonces el niño español le preguntó que quería de regalo para su cumpleaños y entonces el niño yugoslavo contesto que tener una fiesta con un payaso. Recibieron la carta en el colegio y decidieron que tenían que hacer algo, entonces se pusieron en contacto con Tortell Poltrona, un payaso catalán. Y empezó a surgir la idea de porque no llevar un payaso a estos niños. Entonces Tortell Poltrona se fue a Yugoslavia a cumplir el deseo de este niño. Entonces vio todas las necesidades que había en por el mundo y lo buena que era la risa como terapia. Y así empezó PSF.

¿Solamente hacéis vuestra intervención a través de actuaciones?

Se mezcla lo que es el payaso, malabares, acrobacia, música…y en la mayoría de los países a los que vas, excepto Latinoamérica no puedes hablar porque el idioma es diferente y entonces haces espectáculos en los que haces gags humorísticos, que sobre todo les gusta lo de los tropezones, las tortas… Hacemos circo con los niños, vas y haces el espectáculo. Llegas, montas el tenderete y actúas. Con los adultos, hay países en los que impartes talleres.

Pero, ¿hacéis actuaciones con niños de Zaragoza?

No, no porque se quiere dejar muy claro que payasos no interfiera en lo que son las compañías de teatro y de animación, porque no es un sustituto de una compañía de teatro. No queremos usurpar en su trabajo. Aquí el trabajo que se hace es de sensibilización.

¿Sois todos voluntarios?

En la delegación antes había una persona que trabajaba, pero luego la economía y el proyecto no iba por ahí, entonces se eliminó el puesto de trabajo y ahora lo llevamos entre varios. En Barcelona si que hay gente que trabaja, entre Barcelona y Madrid hay 4 asalariados. El resto somos todos voluntarios.

¿Cuál es vuestra visión de los jóvenes como colectivo?

Hay muchos tipos de jóvenes. Yo depende a donde miro lo veo claro y depende donde miro no lo veo nada claro…

Muy pasiva en general, gente muy acomodada. Para lo que es realmente importante, y para lo que podría juntarse y luchar no se hace. Y sin embargo se hacen manifestaciones por el botellón. Eso no lo entiendo ni lo entenderé nunca. Pero eso pasa por algo. Por falta o exceso de algo. Ahí está ocurriendo algo. Tendría que haber más fuerza. Los chavales son los que tendrían que tirar. Cuando llegas a cierta edad deberías descansar. Vamos al capitalismo más duro y borrego.

Es verdad que hay un grupo pequeño que se está moviendo, pero en proporción es que es un 20% frente a un 80%. Lo malo crece más antes que lo bueno. Convencer a algunos de que no hagan nada, está resultando más fácil que al revés. La misma institución está educando para que nadie haga nada.

Jóvenes voluntarios europeos

Categoría : Solidaridad y cooperación

El Club Social de la Fundación Rey Ardid es un espacio de ocio para personas afectadas por enfermedad mental y tiene su sede en la Calle Pablo Iglesias 40-42 de Zaragoza.

El Club Social participa en el Programa Juventud en Acción 2007-2013 que establecieron la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y los estados Miembros de la Unión Europea. El programa consta de 5 acciones en las que pueden participar jóvenes con edades comprendidas entre los 13 y los 30 años. Este programa no discrimina a ningún joven, por lo que aquellos con menos oportunidades, ya sea por razones culturales, económicas, sociales, geográficas o con discapacidad, pueden participar.

Entre los objetivos del programa destacan:
• Promover la ciudadanía activa de la juventud
• Potenciar la solidaridad y promover la tolerancia
• Favorecer el entendimiento mutuo entre jóvenes de países diferentes.
• Favorecer la cooperación europea en el ámbito de la juventud.

Desde hace algunos años el Club Social de la Fundación Rey Ardid participa en la Acción denominada “Servicio Voluntario Europeo”.

El Servicio Voluntario Europeo (SVE) es un servicio de aprendizaje no formal en el que jóvenes voluntarios adquieren competencias para su desarrollo personal, educativo y profesional, así como para su integración social.

El objetivo del SVE es desarrollar la solidaridad y promover la tolerancia entre la juventud, fundamentalmente para reforzar la cohesión social en la Unión Europea. Promueve la ciudadanía activa y la comprensión mutua entre la juventud.

El SVE se realiza a través de actividades organizadas en asociación entre organizaciones legalmente establecidas, que envían o acogen voluntarios/as.

Los voluntarios/as desarrollan la actividad de voluntariado en un país distinto de su país de residencia. Esta actividad, no remunerada y sin ánimo de lucro, se realiza a tiempo completo durante un periodo determinado en beneficio de la comunidad.

Actualmente tenemos una voluntaria alemana acogida en la Fundación, Eva de Alemania que colabora en todas nuestras actividades.

Desde el Club Social animamos a los jóvenes a llevar a cabo esta experiencia. Para más información se puede visitar la página web: www.juventudenaccion.migualdad.es

Una alemana en España

“Espana es diferente”, se dice. Incluso los espanoles mimsos dicen que en Espana no se vive como en el resto de Europa. Y aunque no me parece tan diferente de Alemania, sí que hay algunas cosas que me sorprendieron un poco.

Ya los primeros días aquí me di cuenta, que no comer carne no es muy común aquí. Si te pides un bocadillo vegetal (según el nombre una alemana ignorante supone que será pan con con algún tipo de verdura), recibes un bocadillo de atún y huevo. Bueno, quizás en los huertos espanoles crezcan atúnes y huevos en los árboles? La comida en general es muy importante en Espana, se come mucho y a horas, a las que los alemanes ya están durmiendo.

Para comprar la comida, el mercado es una buena opción, porque es más barato que los supermercados. (Que en Alemania es al revés!) Y eso también lo saben las senoras mayores, de las que muchas no realmente corresponden al imágen de la abuela amable y miramientosa, y a las que no les gusta mucho esperar su turno para pedir sus compras con un “Dame manzanas!”. Eso aún a los oídos de los alemanes tan brutos y insensibles suena un poco demasiado directo.

Además, el abundante uso de palabrotas es impresionante. No se puede tener una conversación para más que dos minutos sin que nadie diga “joder” o “me cago en…” (se caga en lo que sea, la leche, la mar, la burra Amparo…), incluso gente mayor. Nunca jamás me podría imaginar mi madre decir “Me cago en la mar!”.

En general,los espanoles son mucho más abiertos y comunicativos, así que las noches de los fines de semana las calles y bares (donde se tiran las servilletas al suelo!Increíble…)están llenas de gente hablando a un nivel de voz que yo ni puedo alcanzar.

Tanto que me gusta el idioma espanol, me quedé flipada cuando escuché una versión espanol del clásico “Let it be” de los Beatles o ví que en las calle vendieron “Perros calientes”.

fundación rey ardidPero ahora no quiero que penséis que los espanoles para mi sólo son unos ignorantes sin cultura! A mi me impresiona mucho como se conservan todas las tradiciones del país y de las comunidades autónomas. He visto cosas interesantes y muy diferentes de todo lo que conozco, como las procesiones y rompidas de la hora en Semana Santa, los Castellers de Cataluna o la donación de flores el día del Pilar en Zaragoza.

Además, me encanta le manera de vivir de los espanoles. Hay muchísima cultura de calle y bares; aún el pueblo más pequeno tiene por lo menos un bar (y una iglesia) y la gente, de todas las edades, sale mucho.
Los espanoles me parecen bastante relajados , no se dejan estresar de cada pequeno problema, y les gusta mucho divertirse. Además, me impresiona como se relacionan rapidamente con otras personas y que bien acogen a gente desconocida.

He disfrutado mucho de esos ultimos meses aquí, y para mi Espana cada vez parece menos extranjero y más hogar. Eso por supuesto también tiene que ver con la Fundación Rey Ardid y que toda la gente aquí me lo ha hecho muy fácil sentirme como en casa.

Trabajar con personas con enfermedad mental era algo nuevo para mi, pero me ha gustado mucho y me gustaría trabajar en el campo de la salud mental. Durante el tiempo de mi colaboración en el Club Social ayudaba hacer actividades como artes plásticas, dibujo, memoria y también podía dar actividades sóla como cocina (con pimienta SIEMPRE) o lectoescritura. Aprendimos, creamos y nos divertimos juntos y ya sé que va a ser muy difícil la despedida y que voy a echar de menos un montón el trabajo aquí, los chicos y mis tres tremendas companeras de trabajo.

Como aún me quedan tres meses aquí, con eso no os voy a decir adios, sino hasta luego!

Jóvenes y voluntarios

Categoría : Solidaridad y cooperación

Soy Elena, voluntaria con la Fundación Canfranc en apoyo escolar. Voy todos los jueves de cinco a seis, con unos cuantos voluntarios más.

Siempre he querido apuntarme a algún voluntariado, pero éste es el primer año que he podido. Me parece que ofrecer tu ayuda a aquellas personas que lo necesitan y que no tienen la misma suerte que tú es gratificante, ya que te Algunos de los voluntarios de la fundación Canfranc de apoyo escolardas cuenta de que tu aportación, por pequeña que sea, ha ayudado a que el mundo sea un poco mejor.

Seguramente viajando hasta África, o cualquier país empobrecido (no tiene porque ser sólo de África) puedas ofrecer más ayuda que aquí, pero eso no significa que realizando cualquier otro tipo de voluntariado no aportes nada.

Desde mi voluntariado puedo ayudar a muchos niños a aprender, ya qué: o en su casa no pueden ayudarles, o no tienen con quién quedarse por las tardes, o, o, o. Hay mil razones. Y no sólo en mi voluntariado, también puedes ayudar a ancianos, a personas discapacitadas, a Iglesias, etc… simplemente aportando un poco de tu tiempo.

Al principio piensas que puede ser un tostón, recorrerte media ciudad para estar una hora haciendo deberes con unos niños que no conoces de absolutamente nada, pero en cuánto llegas y conoces a esas personas, te das cuenta de voluntarios fundación canfrancque no es una hora de tu tiempo malgastada sino que además de ayudarles a estudiar y a aprender, tú aprendes de ellos y te diviertes, y te apetece que llegue la siguiente semana para verles y desconectar del ajetreo de vida que lleva todo estudiante.

Te das cuenta de que aquellas personas que menos tienen, son de las que más puedes aprender y que por la mínima ayuda que les ofrezcas, ellas te lo agradecerán. Pienso que es una experiencia increíble hacer un voluntariado y que a todas esas personas a las que ayudas las haces un poco más felices.

 

Una experiencia de voluntariado

 

Al principio, yo no tenía en mente hacer un voluntariado. Ni me lo había planteado. Sin embargo, en la catequesis de confirmación que se realiza en el colegio donde estudio, una de las actividades obligatorias es, precisamente, realizar algún tipo de voluntariado. Así que, cuando me dieron la hoja para apuntarme, opté por elegir el que tenía más cerca de casa. Consiste en dar apoyo escolar a niños de primaria durante una hora a la semana, en mi caso los jueves, de 17:00 a 18:00.

Antes de que empezara, iba un poco temeroso de no saber qué me iba a encontrar ahí, cómo serían los chicos, qué problemas me darían, etc… Pero al final, todo fue muy bien. El primer día, llegué a la parroquia de San Valero con unos compañeros de curso que también hacían el mismo voluntariado. Nos recibió Laura una coordinadora que junto a Pilar, una profesora, nos explicaron en qué iba a consistir el voluntariado, para ello nos dieron unas pautas para realizar las tareas y luego nos presentamos a los chavales.

Son niños, en su mayoría inmigrantes, cuyas familias están en riesgo de exclusión social, que tienen graves problemas con los estudios, de ahí que mi trabajo como voluntario consista en ayudar a estos niños a hacer sus deberes, a estudiar y resolver las dudas que puedan tener a modo de refuerzo educativo para mejorar su rendimiento en el colegio.

Al principio, creía que esto no me iba a gustar. Que no iba conmigo pero ahora veo todo lo contrario, que con el
pequeño sacrificio de una hora a la semana (que, realmente se me pasa volando) puedo ayudar a varios niños a salir
el papel social del voluntariadoadelante con los estudios, y eso se traduce en una grata satisfacción personal.

De la experiencia vivida como voluntario, aunque es poca porque apenas llevo cinco meses, saco varias conclusiones:

• El voluntariado es una labor social muy importante porque ayuda a integrar en la sociedad a gente con dificultades que, de no contar con ayuda desinteresada, quizás se viera excluida y obligada a vivir de una forma totalmente marginal.
• La satisfacción personal que produce el hecho de ayudar a otras personas, y el sentirse útil para la sociedad, son los aspectos más positivos de la labor social de cara al voluntario.
• Yo animo a todas las personas que puedan, a hacer un voluntariado, para ello no tienen que irse a países lejanos, basta con mirar un poco a su alrededor y verán que hay otras personas que necesitan ayuda, en mi caso es el de dar apoyo a niños con problemas escolares pero hay muchos otros como el de ayudar a los inmigrantes a integrarse en la sociedad enseñándoles a hablar español, ir a residencias para el acompañamiento de ancianos, colaborar con los disminuidos físicos, etc…

El negocio de la desprotección

Categoría : Solidaridad y cooperación

Según la ley, las Comunidades Autónomas tienen competencia en materia de protección de menores y también en materia de ejecución de las medidas adoptadas por los Jueces de Menores. También pueden y lo hacen, establecer los convenios o acuerdos de colaboración necesarios con otras entidades privadas con o sin ánimo de lucro, para la ejecución de las medidas de su competencia, bajo su directa supervisión, sin que ello suponga en ningún caso la cesión de la titularidad y responsabilidad derivada de dicha ejecución.

Utilicemos un símil muy fácil de entender. La tendencia es similar en los dos casos a los que nos vamos a referir. Imagina que estás enfermo y vas al médico. Cuando llegas al centro de salud te encuentras con que la DGA decidió, hace tiempo, que en vez de contratar directamente a los médicos y gestionar ella el servicio de salud va a contratar a una empresa que, a su vez, contrate a los médicos y se haga cargo de la gestión del centro. Imagina que muchas empresas privadas quieren hacerse cargo de este servicio porque un contrato con el Gobierno de Aragón significa un montón de dinero. Como vivimos en una democracia limpia y transparente, la DGA organiza un concurso (como un examen) en el que distintas empresas hacen propuestas de gestión (cómo te van a curar) y económicas (cuánto va a costar que te curen). Imagina que, para hacerlo más interesante, se decide que si alguna de las empresas puede rebajar el precio de la atención médica gastando menos dinero de lo que se gasta ahora, se lleva puntos extra.

Y aquí estás, en tu centro “concertado, subcontratado y semiprivado”. Te encuentras con que tu médico ya no es tu médico: le despidieron porque cobraba mucho y tenía unas condiciones laborales que la nueva empresa no está dispuesta a mantener. De hecho, eso de que tu médico lo sea durante años ya no se lleva. Ahora van cambiando cada pocos meses. Además, algunos puestos no los cubren médicos sino titulados de menos categoría, que saben menos y también cobran menos. Supón que tu nuevo médico no te receta la pastilla que necesitas porque primero te la debes ganar con tu comportamiento y, si no eres un buen paciente, no te la recetará. Supón que tu nuevo médico no te cura. A lo mejor incluso te provoca una nueva enfermedad intentando curarte (lo ha hecho sin malicia, simplemente no tenía los conocimientos necesarios). Supón que pides responsabilidades a la DGA por lo que te ha ocurrido. Entonces te dirán que ellos no son los responsables, sino la empresa contratada. Quizá te digan que los van a amonestar y así quedará todo. Los unos evitarán su responsabilidad y los otros seguirán cobrando por hacer de paraguas. Si el daño que te hayan podido hacer es realmente serio (digamos, por ejemplo, que mueres), quizá le rescindan el contrato a la empresa que te mató… y contratarán a otra igual. Incluso a los pocos años podrían volver a contratar a la misma empresa. Bueno, ya no es exactamente la misma, ahora el nombre es un poco distinto. Ahora deja de imaginar: todo esto no ocurre en el sistema público de Salud, todavía.

Asapa menoresY ¡bienvenido al Sistema de Protección de Menores! Aquí sí que ocurre. Al fin y al cabo, éste es un sistema de poca importancia. Sólo se supone que debe proteger a niños y niñas de situaciones de malos tratos, abusos de cualquier tipo, desamparo, abandono,… situaciones que hacen que a veces no puedas ni vivir en casa con tu familia. A lo mejor ni siquiera tienes familia con la que vivir ni casa a la que ir. Todos los Centros de Protección o Reforma de Aragón están privatizados. Todos los gestionan empresas privadas, aunque todas ellas se disfracen de fundaciones sin ánimo de lucro. La estrategia provoca situaciones como que uno de los responsables de estas empresas diga a sus trabajadores (que son educadores): “Yo no estoy aquí para educar a nadie sino para ganar dinero”. Pero la administración contrata a esta empresa para gestionar uno de sus centros de menores.

En otras empresas llega a parecer imposible una tarea tan sencilla como respetar la ley y la ética profesional. Así, cuando un grupo de educadores cumple con su trabajo educativo, es decir, cuida de los menores que tenía a su cargo, se preocupa por ellos, les informa de sus derechos,… es despedido por molestar a los técnicos de menores de la DGA, que no comparten su opinión sobre los derechos que la ley concede a los menores. También es verdad que ha habido menores inmigrantes a los que se ha dicho que su situación en el país sería regularizada sólo si se portaban bien. También es verdad que se cierran casos porque son complicados o porque los chavales están cerca de cumplir 18 años y ya “no merece la pena”. Son ejemplos muy concretos pero que ilustran muy bien dónde están las prioridades de la Administración hacia las personas menores de edad que tiene a su cargo o que, en muchas ocasiones, tutela.

Por cierto, volviendo al símil del sistema de Salud: actualmente, si tu médico no te gusta, no te entiendes con él, no crees que sea competente o lo que sea, tienes derecho a cambiarte de médico. Qué pena que el sistema de menores no tenga esta buena costumbre para garantizar los derechos de los “usuarios” con los que trabaja.

En el ámbito de la protección de menores, ni siquiera en casos de enfrentamiento e incomprensión absoluta entre familias y técnicos de menores se permite cambiar de profesional. ¿Por qué? Porque la Administración nunca va a reconocer que una familia o un menor puedan tener razón. La palabra y la opinión del técnico siempre están más allá de toda duda. La palabra de niños y familias siempre es sospechosa.

Las cosas no pueden seguir así, para que a estas personas se les garanticen sus derechos legalmente reconocidos:

  • Ser informados acerca de su situación, de las medidas que vayan a ser tomadas en relación con ellos, de la duración de éstas y de los derechos que les correspondan con arreglo a la legislación vigente. Los padres o quienes les sustituyan en el ejercicio de las funciones propias de la patria potestad o autoridad familiar tendrán derecho a recibir la misma información, salvo prohibición expresa del órgano competente.
  • Ser protegidos en su honor y su intimidad personal y familiar y en su propia imagen. La entidad pública adecuará su organización para asegurar este derecho.
  • Comunicarse libremente sin que su correspondencia o comunicaciones puedan controlarse, salvo decisión judicial que lo autorice.
  • Ser escuchados y participar, de acuerdo con su madurez, en todas las decisiones que les afecten y en la vida y gestión de los centros donde fueren acogidos.
  • Recibir en los centros donde estuvieren acogidos educación religiosa de conformidad con la legislación vigente, así como realizar las prácticas propias de su confesión, si la tienen.
  • No ser discriminados por su situación y recibir una atención normalizada que posibilite su integración social.
  • En todo caso, se garantizará a los menores objeto de las medidas de protección a las que se refiere la presente Ley el ejercicio del derecho a la educación y la recepción de los adecuados servicios sanitarios y sociales para su adecuado desarrollo integral.
  • Recibir asesoramiento jurídico específico en caso de conflicto con su familia natural o con la propia Administración.

Asapa grupo menoresSi el sistema de protección continúa limitándose a hacer como que protege, sin elaborar ningún análisis de las causas por las que muchas familias excluidas llegan a sus manos y sin pretender ni hacer nada para solucionarlas, no estaremos hablando de protección de menores sino de otra cosa. Y si lo único que se perpetúa es el aparato asistencial y los contratos millonarios, será que interesa mantener esta situación.

Mientras tanto, los más desfavorecidos habrán de aprender a sobrellevar su situación. Por eso se les enseña (por ejemplo) que un caso de explotación laboral, infravivienda, malnutrición, retirada de un subsidio, etc. no se soluciona reclamando colectivamente sus derechos sino con un programa Educativo Individualizado, un buen Taller de Habilidades Sociales y mucha Tolerancia a la Frustración. Y mientras tanto, hay quien gana dinero por educar a sus hijos en un centro.

Sueños de África

Categoría : Solidaridad y cooperación

Desde muy pequeñita, en el colegio, el colaborar en diferentes actividades para ayudar a los demás siempre me llamaba la atención.

Comencé cuidando a los niños de la guarde mientras dormían la siesta y cada vez, las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, me animaban a realizar otros servicios con un poquito más de implicación. Acabé el colegio y, mi interés por regalar mi tiempo a los demás, se hacía más intenso, por lo que a través de JMV, comencé por ir de voluntaria a campamentos, pero tenía necesidad de más, y me ofrecieron hacer un campo de trabajo con adultos discapacitados en el Pinar, un centro de Teruel. Cuando llegamos allí, solamente el cómo nos recibieron sin apenas conocernos de nada, me emocionó. Fuimos para navidades y verano durante varios años seguidos. Todos eran únicos y diferentes, nosotros solo preparábamos algunas actividades, pero lo que recibíamos era el doble: su cariño, su ilusión, su alegría. Era todo muy gratificante y cuando nos teníamos que despedir, …. buf, un nudo en la garganta aparecía, nos habían robado el corazón.

Durante el curso, aprovechábamos cualquier fin de semana para ir hasta Valencia, a un centro de menores, a disfrutar con los chavales unos días diferentes. Son chavales, en muchos casos, conflictivos por toda la realidad que han vivido pero es por ello, por lo que más nos llamaba la atención, que decidíamos volcarnos con ellos y transformar su dolor en dedicación exclusiva para su disfrute. Cuando nos despedíamos, nos daban las gracias con la “boca llena” por el tiempo que pasábamos con ellos.

misionera en africaAl cabo del tiempo, y viendo que esto se me hacía pequeño, decidí traerme a mi casa durante las vacaciones de navidad a una de las chavalas del centro para que pudiera disfrutar de unas navidades en familia y todo lo que ello implica.

La verdad es que todos estos servicios realizados, formaban parte de mi vida y de la de mi gente, puesto que animaba a cualquiera a participar. Para mí era algo que no podía faltar, me hacía crecer como persona y me hacía sentir muy feliz y, por ello, no me lo podía guardar solo para mí, tenía que compartirlo para que otros también pudieran enriquecerse de estas grandes vivencias.

En cuanto a esto último, comencé a invitar a los niños de los colegios de las Hijas de la Caridad a realizar visitas a residencias de ancianos y, aunque resultó complicado al principio, ahora participan muchísimos y arrastran consigo a sus padres, primos y demás familia. Qué alegría.

Este año pasado, y después de tantas experiencias de servicio, pensé que era el momento de lanzarme a otro nivel. De siempre me ha picado la curiosidad vivir durante un tiempo en un país empobrecido para conocer de cerca la realidad de los más necesitados. Así que, sin pensármelo dos veces, me empecé a mover. Sor Joaquina, una hermana a la que quiero con locura, me dijo que podía ir a una comunidad de ellas en Camerún y, me puse en contacto con la hermana superiora de allí. Me compré el billete, preparé todos los documentos pertinentes y, este sueño de África que veía tan lejano, se convirtió en realidad. No me lo podía creer, estaba en el avión, camino de la misión más esperada de mi vida.

Una vez allí, sin conocer a nadie, sin saber el idioma ni sus culturas, me vi envuelta en la más absoluta pobreza. Sus casas estaban hechas con barro y ramas. Sus ropas estaban rotas y sucias. Yo estuve en un centro de niños desnutridos, donde las mamás venían con sus bebés al límite de la muerte porque no tenían nada para alimentarlos. Se quedaban a vivir ahí hasta que sus hijos se recuperaban, aproximadamente un mes. Les poníamos vías con suero hasta que cogían fuerzas y después les enseñábamos a las mamás a prepararles la comida con lo que ellas tienen. Preparaban una papilla de mijo y les daban cuando el niño les pedía. También fomentábamos la higiene, ya que el cólera (enfermedad de las manos sucias) estaba llegando al poblado, pues teníamos cerca un brote muy peligroso, miles de personas ya se habían muerto. Además, una vez a la semana y, cuando el tiempo nos lo permitía, visitábamos los poblados para revisar la salud de los niños. Todos tenían el pelo rubio, signo de desnutrición, y el estómago hinchado. Les proporcionábamos vitaminas y les llevábamos alimentos básicos.

Durante ese tiempo, lo que más me llamó la atención, no era el problema del hambre, que era algo para lo que venía preparada, sino que desde los 3 años, trabajan en el campo, cuidando del ganado, de sus hermanos pequeños, etc. para conseguir algo de alimento que llevarse a la boca y un poco de dinero para comprarse el material para la escuela. En la comunidad en la que yo estaba, no les dábamos dinero porque muchos lo gastaban en pegamento para drogarse, sino que según lo que trabajaban, conseguían una cantidad que cambiábamos por el material de escuela directamente. No penséis en una mochila, rotuladores, libros, etc. Lo único que necesitaban era una mini-pizarra como cuaderno.

misionera hijas de la caridadCuando íbamos a la ciudad a por alimentos, teníamos que pasar por un puente por el que los camiones no cabían y por lo cuál, debían atravesar el río. Lo sorprendente fue, que como llovía mucho, había mucho caudal y en uno de los viajes, un camión volcó y con él, toda su mercancía. En estos casos, la gente que estaba por los campos, acudían enseguida a sacar la carga a lugar seco y el camión, ni idea de cómo lo levantaron, no tienen medios más que los humanos. Lo injusto es que esas pérdidas las tenía que abonar el propio conductor que no tenía nada, la empresa, no se responsabilizaba.

Mi experiencia en Camerún, fue muy importante para mí. La empecé sin saber nada y terminé comunicándome en su propia lengua y con pena de marcharme.

Si has leído esto, tienes vocación misionera y tienes miedo a dar el paso, no te preocupes, recibes más de lo que das y eso, es lo que te impulsa a volver de nuevo, a ver la vida de otra manera, a abrir los ojos a la realidad de lo humano y piensa que:

“No tenemos en nuestras manos las soluciones para los problemas del mundo;
pero para solucionar los problemas del mundo tenemos nuestras manos”(Mamerto Menapace)

Fotografiando nuestro mundo

Categoría : Solidaridad y cooperación

RENTAS PER CÁPITA y PIB

La renta Per Cápita del país más pobre del mundo es de 138 dólares al año (101 euros). BURUNDI, se gasta un 6% de su PIB en Presupuesto militar, el onceavo país del mundo.

En España es de 35.331 dólares al año, 256 veces más. En Luxemburgo, país con la RPC más alta, 113.044 dólares al año, 819 veces más.

18 países no llegan a 1000 euros de Renta Per Cápita anual. Ej: Pakistán tiene un PIB ligeramente superior al de Israel, pero Pakistán tiene una población de 170 millones de habitantes, mientras que la población israelí es de solo 7 millones de habitantes.

rentas per capita por paises

(Datos del FMI y de CIA World Factbook, 2009 los más recientes comprobados al 100%)

 

LA META DEL 0.7

Sólo 4 países han alcanzado esta meta: Dinamarca, Finlandia, Noruega y Suecia. El resto de los países desarrollados ha mantenido su ayuda oficial para el desarrollo en alrededor del 0.3 %. (EEUU 0.15 %)

Por cada dólar de esta ayuda, los bancos se quedan otros tres en pagos de intereses de la deuda externa del Tercer Mundo, por lo que los países pobres incluso acaban pagando a los ricos más de lo que reciben.

(Según especialista Patricia Estévez)

INFANCIA. (UNICEF)

Puedes apadrinar por 0.70 céntimos al día (Intervida). Lo que cuesta comprar una barra de pan.

CON SÓLO 20 EUROS AL MES, UNICEF FACILITA 150 DOSIS DE VACUNA CONTRA EL SARAMPIÓN, PARA PROTEGER A LOS NIÑOS CONTRA ESTA ENFERMEDAD MORTAL. (5 paquetes de tabaco, un día o dos de marcha, 2 entradas de cine con palomitas)

Mueren 22.000 niños AL DÍA, por causas prevenibles, tales como falta de agua, enfermedades curables, desnutrición… (Unicef)

8.1 MILL DE NIÑOS MENORES DE 5 años mueren por causas previsibles cada año (70% primer año vida). Casi la mitad en 5 países (India, Nigeria, congo, Pakistán y china). Más de un tercio de estas son debidas a la desnutrición (41%)

Tasa mortalidad infantil en España 4.26 de cada mil (2008)
Tasa en África 154 de cada mil (2008)
Tasa Angola: 180 cada mil (2008)

EXPECTATIVA DE VIDA AL NACER

41 países, todos africanos no llegan a los 60 años de esperanza de vida. Zambia, Angola y Suazilandia, con 39, 38 y 32 años son los países con menor esperanza de vida.

En España es de 80 años de vida.

MUJER

Según cifras de la Unión Interparlamentaria (UIP), de un total de 41.845 parlamentarios en el mundo, tan sólo el 14,6 por ciento son mujeres.

No robar el pez

Categoría : Solidaridad y cooperación

Suele decirse que no se debe dar el pez, sino enseñar a cogerlo. En cooperación internacional sería interesante además añadir la máxima “no robar el pez”.

De sobra son conocidas las causas del subdesarrollo en los países del sur: colonización histórica, la deuda externa, la dependencia tecnológica, los desiguales intercambios comerciales, la guerra… que unidas a sus problemas internos como el elevado crecimiento demográfico, una salud y una educación deficientes, corrupción gubernamental etc. abren cada día más la brecha de la diferencia entre pueblos.

Muchas veces nuestra sociedad tiende a “olvidar” su gran contribución a que esta situación se perpetúe e incremente, nos olvidamos de los peces robados para mantener en niveles óptimos (óptimos para algunos claro) a nuestra nueva e insaciable divinidad: el Consumo.

Partiendo de esta situación impuesta, nos remueve por dentro una idea de inconformismo ante tal grado de injusticia social, de desasosiego, y muchas personas lo canalizan a través de la cooperación internacional.

cooperación internacionalPero no basta la buena voluntad. En cooperación es más importante cómo se da que lo que se da. Es necesario comprender el error que supone ir allí a imponer nuestro modelo norte-centrista de sociedad y un imperialismo cultural que crea necesidades, que muchas veces no existen, ya que no se cimentan sobre un análisis adecuado de la realidad. Cualquier proyecto de cooperación ha de estar protagonizado por una contraparte local.

El futuro una comunidad debe ser decidido por las personas que la componen y no negarles la posibilidad de que aprendan y sean ellas los que decidan como quieren cubrir sus propias necesidades.

Cooperar, según definición de la RAE, supone “obrar juntamente con otro u otros para un mismo fin”, implica un encuentro de energías, una suma de voluntades, por tanto, no es una donación ya que no existe desarrollo sin esfuerzo propio.

En el mismo sentido, al ejecutar los proyectos por una organización local las posibilidades de éxito aumentan, se reinvierte en la comunidad al emplear los medios, materias primas y mano de obra de la comunidad siendo también más cercano a las necesidades de la gente y consiguiendo mayores posibilidades que el proyecto siga adelante en el futuro.

La cooperación “bien hecha” intenta enseñar a pescar antes que dar el pescado y no crear dependencias. Y, sobre todo, no olvida que su objetivo es el beneficio del desarrollo local y su fin último desaparecer. Eso sí, vamos a empezar.