Nos vamos con Pepe Soro a el AAIUN (liberado)

Categoría : Sahara y Palestina

José Luis Soro, abogado de profesión. Es un activista por los derechos del Pueblo Saharaui. Se define como nacionalista de izquierdas y es miembro de Chunta Aragonesista. Si queréis saber más cosas de su día a día podéis visitar el blog: http://pepesoro.wordpress.com/

¿Cómo ves la situación del pueblo Saharaui, después de vivirla allí en primera persona?

Desde que el Estado español abandonó de forma vergonzosa el Sahara Occidental hace 35 años, el pueblo saharaui vive dividido. Hace dos años visité los campamentos de refugiados en Tinduf (Argelia) y tuve ocasión de comprobar las duras condiciones que soportan. Y hace seis meses, junto con compañeros de la asociación aragonesa de amigos del pueblo saharaui Um Draiga, visité El Aaiun, la capital del Sahara Occidental, donde pude comprobar en primera persona la vulneración de los derechos humanos más elementales por parte de la dictadura marroquí, que ocupa ilegalmente el territorio. Viajamos hasta allí para reunirnos con activistas saharauis, pero como tienen prohibido que entremos en sus casas y no podíamos dejarnos ver con ellos en un sitio público, tuvimos que alquilar un vehículo y quedar a 50 kilómetros de la ciudad, en mitad del desierto. Pero la policía marroquí, que nos había estado controlando y siguiendo desde que aterrizamos, nos interceptó cuando habíamos empezado la reunión y nos ordenó volver al hotel. Lo peor fue la situación de nuestros compañeros saharauis, que no pudieron a volver a sus casas en El Aaiun hasta bien entrada la noche, por miedo a las represalias. Experimentamos una pequeñísima parte de lo que ellos sufren a diario: la ausencia de derechos, la represión, la vulnerabilidad física, la injusticia, el miedo…

En especial, ¿Cómo viven su situación los jóvenes Saharauis?

José Luis con Aminetu Haidar

José Luis con Aminetu Haidar

Los jóvenes saharauis de los campamentos de Tinduf no conocen su tierra, no han podido ir nunca al Sahara Occidental, sólo conocen la realidad de los campamentos. Soportan unas condiciones de vida muy duras, pero lo peor es que viven desplazados de su país. Están dispuestos a todo para volver. Los que viven en los territorios ocupados por Marruecos sufren cotidianamente, como el resto de la población, la represión, las detenciones arbitrarias y las torturas de mano del invasor.

Sabemos que estuviste con Aminetu Haidar, ¿Crees que su reivindicación sirvió para visibilizar la problemática que viven día a día todas las personas del Sahara ocupado?

Tuve el honor de pasar una noche en el aeropuerto de Lanzarote acompañando a Aminetu Haidar cuando estaba en huelga de hambre. Impresionaba su dignidad y su fortaleza. Ella era plenamente consciente de que tenía una gran oportunidad de hacer visible un conflicto invisible, porque uno de los problemas del Sahara es que, al no existir para los medios de comunicación, el Gobierno español no se ve presionado para actuar. Y hay que tener presente que el Estado español es el principal responsable de la situación del Sahara Occidental: España sigue siendo para Naciones Unidas la potencia administradora de un territorio pendiente de descolonización, el último territorio africano no descolonizado. Pero la situación en la que viven nuestros hermanos saharauis no es noticia. Aminetu sacó momentáneamente el conflicto del olvido, pero entre todos tenemos que hacer que siga presente en la agenda de los medios de comunicación, de las instituciones y de los partidos políticos.

¿Cuál debería de ser el primer paso para poder comenzar una posible vía de solución a este conflicto?

El conflicto del Sahara Occidental no es un conflicto humanitario, es un conflicto político. Por lo que son necesarias acciones políticas contundentes, no basta con lavarse la conciencia mandando ayuda humanitaria. El primer paso es que el Estado español asuma sus responsabilidades internacionales como potencia administradora: debe trabajar decididamente para hacer posible un referéndum de autodeterminación en el que el pueblo saharaui decida libremente su futuro. El Gobierno de Rodríguez Zapatero no puede seguir siendo cómplice de Marruecos; debe dejar de venderle armas, puesto que no respeta los derechos humanos; debe impedir que Marruecos, que expolia la pesca y el resto de recursos naturales del pueblo saharaui, sea socio preferente de la Unión Europea; debe reconocer como Estado a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), como han hecho ya más de ochenta países en el mundo; debe reconocer al Frente Polisario como el único interlocutor del pueblo saharaui, dando a sus representantes rango diplomático.

Crees que aquí tenemos presente el conflicto que se vive en el Sahara. Los jóvenes zaragozanos, ¿podemos hacer algo por el pueblo Saharaui?

El primer paso es el conocimiento y la concienciación. Cualquier persona que tenga la oportunidad de conocer los datos objetivos tendrá muy claro quién es el verdugo y quién la víctima, porque en este conflicto, sin duda, hay buenos y malos. Yo invitaría a todos los jóvenes zaragozanos a que se informen (disponen de muchísima información en la web de Um Draiga: www.umdraiga.com) y a que viajen a los campamentos de refugiados, para conocer de primera mano de lo que estamos hablando. Yo personalmente espero volver a visitar los campamentos pero, sobre todo, espero viajar a El Aaiun liberado, espero pasear por la capital libre de una RASD libre habitada por ciudadanos saharauis libres. Y eso, sin duda, ocurrirá.

Manifiesto “Con el Sahara”

Categoría : Sahara y Palestina

“Desde 1975 el pueblo saharaui se ha visto obligado a vivir en una tierra que no es la suya, vivir en condiciones infrahumanas, refugiadas en un territorio inhóspito como es la hamada argelina, en pleno desierto. Sobreviviendo únicamente gracias a la cooperación internacional.”

Parte del pueblo saharaui, ciudadanos españoles en el momento de la invasión, y por tanto, bajo el amparo de las leyes de nuestro estado, se vio obligado a abandonar su país tras la invasión de éste por parte del Reino de Marruecos y tras el abandono de España. Mientras otra parte del pueblo saharui que permaneció en su país vio como este era invadido por el reino marroqui.

Es por todo esto que exigimos que se cumplan las diferentes resoluciones de la ONU en cuanto al Sahara Occidental se refiere, en especial la resolución 1514 sobre el derecho de independencia de las colonias. También defendemos que se cumpla la decisión del Tribunal Internacional de Justicia en 1975 que proclama el derecho de la autodeterminación del pueblo saharaui.

Manifiesto con el Sahara del Consejo de la Juventud de ZaragozaPor ello reclamamos una solución al conflicto. Entendemos que España; como potencia administradora del Sahara Occidental , tiene deudas morales con el pueblo saharaui y una responsabilidad que debe asumir. Por tanto España debería velar por el cumplimiento de la legalidad internacional así como por las resoluciones de organizaciones como las Naciones Unidas.

Esto implicaría aceptar la celebración de un referéndum de autodeterminación en el Territorio.

Además criticamos el silencio mediático que se da a las atrocidades cometidas por el Reino de Marruecos tales como la creación de un muro de más de 2000 km y la utilización de minas anti persona para defenderlo. Así como la explotación de los recursos naturales del Sahara Occidental en lo cual participan multitud de empresas españolas.

No debemos olvidar tampoco las inumerables violaciones a los derechos humanos, atrocidades que han sufrido personas como Aminatu Haidar que están dispuestas a dar su vida por reclamar lo que es justo, un claro ejemplo más del trato ofrecido por Marruecos y de la nula respuesta del estado español.

Esperamos que nuestro gobierno reivindique el cumplimiento de la legalidad internacional y asuma las peticiones de una gran parte de la población española que exige que no se tolere más estas injusticias. Si quieres firmar el manifiesto y saber más cosas sobre el tema porte en contacto con nosotros en: http://www.juventudzaragoza.com/conelsahara

El Consejo visita el Sahara

Categoría : Sahara y Palestina

Era 20 de febrero del año 2008 cuando más de 1000 personas nos reunimos en el aeropuerto de Madrid con único objetivo, tratar de denunciar una situación que considerábamos y consideramos injusta e ilegal.

Todos conocíamos la situación del conflicto saharaui: un pueblo obligado a malvivir durante 34 años en campamentos de refugiados, negándoles su derecho a vivir en su país, un derecho a la autodeterminación reconocido por la legalidad internacional pero no respetado ni por Marruecos, (potencia ocupante del territorio), ni por España que aun a día de hoy sigue siendo la potencia administradora del territorio según marca las resoluciones de Naciones Unidas.

conflicto_saharauiPero sin embargo al llegar a los campamentos todavía quedamos más perplejos no por las situaciones de penuria en las que se encuentran si no por encontrarnos con un pueblo que nos reciba con los brazos abiertos, que nos trataba no como uno más si no como hermanos, en unos días habíamos pasado a formar parte de una gran familia de 300.000 miembros.

Tras unos días de convivencia pudimos llevar a cabo nuestro cometido, realizar una manifestación pacífica enfrente de un muro ilegal de 2500km que separa los campamentos del Sahara occidental. Un muro desconocido por todos pero que sigue ahí burlando la legalidad y rodeado de minas anti personas y soldados armados, que no impide cada día a los saharauis seguir soñando con el día en que volverán a sus hogares.

La vuelta a la realidad fue el momento más duro del viaje, imposible olvidar todo lo vivido, antes de llegar a nuestros hogares ya queríamos volver a nuestras queridas jaimas.

No podemos seguir impasibles ante una situación como esta, la desesperación cada día crece más y más entre los saharauis y cada día se confía menos en las negociaciones. Este conflicto no es ajeno a nuestro país, somos parte responsable del mismo, es por ello que como jóvenes debemos antes de nada informarnos y en segundo lugar denunciar situaciones como esta, además existen muchas maneras de ayudar ya que son numerosas las asociaciones que tratan este tema.

El consejo de la juventud de Zaragoza visita sahara

Son ya 34 años de injustica no podemos permitir que sean 35 y sobre todo no podemos tolerar que nuestros votos y nuestros políticos apoyen este tipo de injusticias en nuestro nombre.

¡VIVA EL SAHARA LIBRE!, SAHARA HURRA HURRA

Palestina: verdades sobre un conflicto

Categoría : Sahara y Palestina

Hace poco más de un año, decenas de miles de personas en Aragón salimos a las calles para protestar contra las atrocidades cometidas por Israel contra el Pueblo palestino; hace poco más de un año, el ejército israelí bombardeaba indiscriminadamente la franja de Gaza y dejaba más de 1.400 muertos y más de 5.500 heridos entre la población palestina.

Pero esta espiral genocida no es nueva, desde que en 1947 la Resolución 181 de las Naciones Unidas (recién creada y con el recuerdo del holocausto muy vivo) bendecía la partición de Palestina y la creación del Estado de Israel, la violencia israelí contra la población palestina no ha cesado. Pero recordemos un poco la historia para no olvidar que la creación artificial de un Estado, el de Israel, ha supuesto la eliminación sistemática del Pueblo palestino.
En 1947, la resolución 181 de las NN.UU. entrega el 56,5% del territorio palestino al futuro Estado judío y deja para el hipotético Estado palestino el 42,9%; en ese momento, la población judía en Palestina, que es minoritaria, solo es propietaria del 6,5% de la tierra. Seguidamente, en 1948, las fuerzas “terroristas” de Israel (a la cabeza el Haganá, principal autor de los ataques terroristas contra el ejército británico, imperio ocupante de Palestina hasta su partición) emprenden la ocupación de la mayor parte del territorio palestino, dejando un reguero de aniquilación brutal e indiscriminada de la población palestina con más de cuatrocientas localidades destruidas (como la célebre matanza en Deir Yassin), y más de un millón de desplazados y refugiados; estos hechos se conoce como “Al Nakba” para los palestinos. Posteriormente, la guerra de 1967 supuso la ocupación de la mayor parte del territorio palestino que quedaba en manos árabes.
Mapa ocupación israelí de los territorios palestinos

El mapa de la ocupación israelí de los territorios palestinos, se resume en la siguiente imagen:

En la actualidad, el territorio palestino tiene una extensión menor al 9% del territorio que le pertenece según el plan de partición; esto supone que en la práctica Israel está ocupando todo el territorio palestino a través de la denominada matriz de control, esto es: la ocupación militar (control y acciones militares, uso de colaboradores y las detenciones sin acusación y sin juicio), los hechos sobre el terreno (los asentamientos de colonos judíos, el muro que rodea las localidades palestinas, los cierres territoriales impidiendo el libre movimiento de la población palestina dentro del propio territorio, el robo de acuíferos y recursos naturales), y la burocracia, planificación y legislación que Israel está poniendo para conseguir echar al Pueblo palestino de sus tierras.

Campos de refugiados para millones de palestinosSegún las leyes internacionales, Israel está ocupando un territorio que no le pertenece, el palestino, y del mismo modo está vulnerando e incumpliendo todas las resoluciones de la O.N.U. que se refieren a la ocupación israelí de Palestina.

En la actualidad Israel sigue vulnerando el Derecho internacional y continúa ocupando Palestina con el aumento de sus asentamientos en territorio palestino, expulsando a la población palestina de sus casas y tierras, e imponiendo sus leyes en un territorio que no es el suyo.

Más de seis millones de palestinos y palestinas viven en estos momentos en campos de refugiados fuera de Palestina, decenas de miles de palestinos y palestinas han muerto desde la creación del Estado de Israel por la política genocida israelí, miles de hectáreas de territorio palestino ha sido robado a sus legítimos dueños, el Pueblo palestino, por el gobierno sionista de Israel y para hacer más palpable la humillación diaria a la que se ve sometida la población palestina, el ejército de Israel controla e impide diariamente el acceso de los palestinos y palestinas a los servicios sanitarios, a la educación, a la producción, al agua y a la electricidad, los agresiones y detenciones son diarias y no podemos olvidad que el Pueblo palestino solo tiene derecho (reconocido internacionalmente) a la resistencia y a la lucha por la libertad de su Pueblo.

Personas como yo, que trabajamos en solidaridad con el Pueblo palestino, que desarrollamos y visitamos proyectos que se realizan en Palestina, somos testigos del genocidio sistemático al que Israel está sometiendo a la población palestina y por ello, no podemos quedar mudos ante tanta violación de los Derechos Humanos (de la que la O.N.U. también ha sido víctima), ante la complicidad de los gobiernos occidentales a través de la venta de armas a Israel y de las relaciones comerciales, y no podemos permanecer callados cuando, hoy mismo, más de 50.000 casas palestinas pueden ser derruidas para aumentar la ocupación israelí y cuando continúa el bloqueo asesino a la Franja de Gaza y los ataques indiscriminados contra la población palestina en Cisjordania y Gaza.

VIVA PALESTINA LIBRE

Villamayor y Aboud: a un email de distancia

Categoría : Sahara y Palestina

Qué hay gente pasándolo mal en otras partes del mundo ya lo sabemos. La tele se encarga cada día de enseñarnos a niños hambrientos, desgracias y dificultades, pero conocerlos de primera mano es otro cantar. Así nació el proyecto Villamayor-Aboud a un email de distancia, que desarrolla el Grupo Scout Villamayor en colaboración con Cáritas.

Resulta que Cáritas tenía un proyecto para financiar un centro de salud en Aboud, un pueblo situado a 40 kilómetros de Ramala, en la franja de Cisjordania, con la mitad de su población de religión católica. Este hecho ya es una novedad muy importante, ya que en Palestina, tan solo el 2% de la población tiene esta religión. Pues bien; la construcción de este centro se convirtió en un aliciente para hacer algo más y se pensó en un proyecto de comunicación entre jóvenes de allí y de aquí.

Ya en Zaragoza, se buscó un pueblo de características similares a las de Aboud, y pronto se dio con Villamayor, una localidad cercana a Zaragoza y con un amplio tejido asociativo en el que destaca el Grupo Scout Villamayor, con más de 35 años de historia.

Proyecto Villamayor-Aboud a un email de distancia, que desarrolla el Grupo Scout Villamayor en colaboración con Cáritas.El primer año se planteó que los chavales se comunicaran mediante email, pero ese mismo año, Cáritas nos anunció la posibilidad de que vinieran y en el Grupo Scout Villamayor no lo dudamos. En ese primer campamento, hace ya siete años, empezamos a entender mejor el tipo de vida de estos chavales. No es que pasen hambre, como sucede en otras partes del mundo, sino que tienen coartada su libertad.

Un día normal para estos chavales comienza con un viaje hacia Ramala que debería costar hacia media hora y que normalmente les cuesta dos horas. A medio camino está ubicado el muro que Israel está construyendo para separar a palestinos de judíos y que no solo afecta a las comunicaciones, sino a la vida diaria, ya que para levantarlo se han talado miles de olivos, el principal medio de vida de esta gente.

Además, la mayor parte de los depósitos de agua de los pueblos palestinos han quedado fuera del muro, pasando a manos israelíes. Una jugada estratégica perfecta en un país en el que la escasez de este bien es uno de los máximos problemas.

La mayor parte de los cultivos también han quedado fuera, y aunque los palestinos conservan sus derechos sobre la tierra cultivable, para muchos ha quedado fuera de su alcance. Solo hay que imaginarse que un huerto que antes quedaba a un cuarto de hora de su casa, y al que un agricultor podía acudir en bicicleta cómodamente, les obliga ahora a desplazarse cinco kilómetros hasta la puerta más cercana del muro, pasar el control y regresar los cinco kilómetros hasta el huerto.

Por otro lado, muchos de los palestinos trabajan para el Estado y aunque podría parecer que esto da cierta seguridad si miramos a nuestros funcionarios, su situación es justamente la contraria, ya que desde que Europa retiró sus ayudas a Palestina, han dejado de cobrar, y de esto hace ya más de cuatro años.

proyecto Villamayor-Aboud a un email de distancia, que desarrolla el Grupo Scout Villamayor en colaboración con Cáritas.A todas estas dificultades “domésticas” se añade que en cualquier momento pueden ser asaltados, el acceso a su pueblo puede ser bloqueado obligando a traslados de más de veinte kilómetros y la inseguridad es total.
Así se explica que un día uno de estos chavales nos contara al preguntarle por una cicatriz en la espalda que era un tiro perdido de un soldado israelí cuando él tenía cuatro años. Al plantearle el tema a una monitora solo dijo: “Puede ser, a veces ocurre, ya no me acuerdo en este caso, han sido tantos”.

Así se explican también muchas cuestiones como que los chavales tengan miedo a ir solos por la calle o a salir por el monte o que cualquier broma la vean como una agresión directa.

Y por todo esto, creemos que tiene sentido seguir luchando por este proyecto. Porque estos chavales merecen conocer otra realidad. En Villamayor aprenden a vivir, aprenden a tener amigos nuevos y muchos aprenden a vivir en libertad. Cuando llegan es un choque, no se creen que chicos y chicas puedan salir más tarde de las diez de la noche (hora de su toque de queda) y que se pueda caminar libremente, y que se pueda dormir tranquilo, sin que nadie llame a la puerta y la asalte con fusiles en busca de terroristas y te dejen con la duda y el miedo, y la casa deshecha.

La mayor parte de los chavales y monitores que han venido siguen en contacto con nosotros a través de la red, y cada año, cientos de regalos se cruzan en una y otra dirección para recordarles que estamos aquí y que otra vida es posible.

Ellos solo nos piden que contemos lo que sufren, que hablemos de cómo viven y que la gente les entienda y apoyen a este pueblo que poco a poco se queda dentro de unos límites estancos, dentro de un muro, del que cada vez es más difícil salir.

La realidad del Sahara y de Palestina

Categoría : Sahara y Palestina

¿Por qué Palestina?

 

Mi nombre es Patrick Ward. Tengo 29 años, soy periodista y trabajo en Londres para la Socialist Review. También soy simpatizante de la causa palestina. En febrero de 2009 visité Gaza por segunda vez, con mi compañero Stewart, para rodar un documental. La llamada guerra de Gaza acababa de terminar. Las cifras hablan por sí mismas: 23 días, 1.417 palestinos muertos, la inmensa mayoría civiles, y 13 israelíes muertos, 10 de ellos soldados y 3 de ellos abatidos por el fuego amigo. El resultado de este último capítulo del conflicto es igualmente elocuente: Gaza queda bloqueada por dos flancos, con Egipto, bajo el presidente-bufón Mohamed Hosni Mubarak, apoyado por occidente, mantiene la frontera cerrada al oeste del país. Israel mantiene la suya igualmente bloqueada al este. Los suministros médicos, materiales de construcción, combustible y alimentos no pueden entrar al país. La razón oficial para este bloqueo es evitar el abastecimiento de armas por parte de los combatientes palestinos. Pero en realidad se intenta estrangular a la población, para expulsar a los palestinos sitiados fuera de su propio país.

Bombardeo_almacenes_ONU_PalestinaLos hechos y las cifras son claros, pero las historias humanas son desgarradoras. Los soldados israelíes usaron las casas palestinas como bases temporales desde las que continuar su avance. Pocos días después de los ataques visité una de estas casas. Sólo quedaban una mujer y uno de sus hijos. En la pared del dormitorio principal podían verse grabadas estas palabras: “Bonita ropa interior. No lo sentimos”. Oír a la madre hablar de todos sus familiares muertos fue una de las experiencias más difíciles de mi vida. Sus verdugos, sin embargo, lo tomaban a broma.

Para entender el verdadero origen del conflicto no hace falta remontarse a la Palestina bíblica, ni tampoco se trata, como sugieren algunos medios de comunicación simplistas, de un odio ancestral entre judíos y musulmanes. Tenemos que retroceder hasta los comienzos del siglo XX. En aquel momento, los judíos fueron el chivo expiatorio de la mayor parte de los males en Europa. Lo vimos más crudamente en Rusia y Alemania.

Antes de la Segunda Guerra Mundial, hubo un pequeño movimiento de judíos conocido como sionistas que creyeron que los judíos y los no judíos nunca podrían vivir juntos en paz. Querían un país que fuera hogar sólo de los judíos, donde pudieran escapar de la persecución que sufrían en Europa. Este movimiento era relativamente pequeño, pero se hizo muy fuerte tras los horrores del Holocausto.

En 1948, el Estado de Israel fue fundado por Gran Bretaña, justo en medio de la Palestina controlada, hasta entonces, por los propios británicos. Dado que casi todo occidente, incluyendo los Estados Unidos, cerraba sus fronteras a los refugiados judíos, la diáspora, desesperada, se vio impelida a buscar tierra y paz en el recién creado Estado judío. Pero Israel quería ser exclusivamente judío, y la tierra que habían recibido como propia estaba habitada por una población mayoritariamente árabe. Por lo tanto, como en cualquier intento de colonialismo, la población nativa debía ser eliminada. Hasta el día de hoy, los palestinos pueden ser expulsados de sus propias casas sin repercusiones. En su camino de casa al trabajo, a la escuela o a la universidad, un palestino puede tener que cruzar varios controles que muchas veces les niegan el paso.

Mientras tanto, Estados Unidos sigue respaldado incondicionalmente a Israel. Hasta el día de hoy Israel recibe más ayuda de Estados Unidos que de cualquier otro país, sobre todo en la forma de equipamiento militar. Israel no es un puerto franco para los judíos ni fue creado gracias a ningún “lobby judío” poderoso. De hecho, fue creado como un perro de ataque americano en el oriente medio.

Entonces, ¿qué alternativa tenemos? La única respuesta genuina sería un único Estado donde judíos, árabes, cristianos y todos los demás puedan vivir juntos. Puede parecer un pensamiento utópico, pero debemos recordar que los imperios van y vienen, y países como Sudáfrica, que tuvieron su propia variedad de apartheid durante tanto tiempo, hace ya años abandonaron sus políticas de superioridad racial tras la lucha sostenida contra ellas.

La marea está cambiando. Un día Palestina será libre. Nosotros, en Occidente, debemos recordar siempre que Israel es un Estado ilegítimo, nacido y alimentado gracias al racismo y la violencia. Debemos boicotear los productos israelíes, pedir a las empresas que rompan sus vínculos comerciales con Israel y tomar las calles para mostrar al mundo que el colonialismo, el apartheid y el sionismo pertenecen al cubo de basura de la historia.

Cuando, en el Reino Unido, miles de personas (incluyendo musulmanes, cristianos y judíos) nos manifestamos por los palestinos, sabemos que ellos nos ven en la televisión y en los periódicos, y vernos les da fuerza y esperanza.

Hablando del Sahara

 

Conflicto PalestinaTratar el tema Sahara es complicado.
Si crees en los derechos humanos y el respeto de las libertades
Sin dudas es complicado tratar el Sahara. Si eres española y has conocido como un gobierno de tú país colonizó el Sahara, obligó a sus habitantes a convertirse y creerse españoles y después los abandonó a su suerte, es complicado hablar del Sahara.Si eres mujer y oyes una voz femenina saharaui explicar con fervor que las mujeres de su pueblo tuvieron que ocuparse de la educación de sus hijos, de sus casas y la continuidad de las raíces de su pueblo, mientras los hombres pastoreaban el ganado o marchaban al combate, es difícil tratar del Sahara.Si eres joven y luchas por un mundo más justo, por la igualdad, porque podamos emanciparnos antes de los 35, porque nuestros gobiernos apuesten por nosotros, por fomentar la participación de los jóvenes en las muchas asociaciones de la ciudad, y escuchas a un joven saharaui hablar de la vida vacía de oportunidades y llena de tiempo en el Sahara ocupado y ves en sus ojos esperanza, fuerza y coraje para luchar por un mañana libre en su país, se te hace muy muy complicado hablar del Sahara.Sahara se siente, te llega al corazón y tus labios ya solo quieren denunciar las injusticias que se cometen con un pueblo orgulloso de su identidad, que sufre en pleno S.XXI la privación de muchos derechos… derecho a expresarse libremente, derecho de reunión y asociación, derecho a un juicio justo, derecho a poder ejercitar en tu país los estudios que has adquirido lejos de el, derecho a una sanidad digna, a no ser maltratada, avasallada o violada… y aún así ves en ese joven saharaui que lucha por cambiarlo con las armas de la palabra, el coraje y la esperanza, frente a la fuerza y la violencia. Aún es más difícil hablar del Sahara.Si crees en los derechos humanos y el respeto por las libertades del hombre, si eres española, mujer u hombre, joven, mayor o adolescente y en tu vida se cruza la historia pasada, presente y futura de un pueblo ocupado en mitad del desierto, es seguro que sentirás que significa Sahara sin que nadie tenga que contártelo.

Otra visión del Consejo de la Juventud

Categoría : Asociacionismo y Participación

Soy nuevo en el Secretariado del Consejo de la Juventud de Zaragoza y en estos meses no he hecho sino aprender y disfrutar cada día más de nuestro trabajo. Inicié mi participación acudiendo a una asamblea el año pasado y en principio da gusto conocer que existe un órgano de participación social que represente las asociaciones juveniles de Zaragoza. Me sorprendió su seriedad y organización de la asamblea y el buen ambiente de después.

Primeros pasos:
Inicié mi participación en el Consejo con encuentros en los cuales nos reuníamos nuestros compañeros de candidatura y nuestros colegas del anterior secretariado. La primera impresión: Estar metiéndote en un terreno desconocido con guías que te muestran lo que hacer. Como toda situación en la que se junta un grupo de gente e intenta trabajar por algo en común, te ves arrojado a un nuevo espacio de aprendizaje. Pero en éste caso, el trabajo de unos pocos ha de representar y defender el trabajo de muchos. Es por ello que lo primero que sientes es que estás trabajando por una región especialmente activa de la juventud zaragozana y te sientes con la responsabilidad no sólo de trabajar sino de hacerlo bien: De la forma más representativa posible.

Centros del Consejo y sus trabajadores:
Una de mis mejores impresiones, si no la mejor, es el haber conocido la labor y el carácter de los trabajadores del consejo. A parte de ser de trato agradable, en seguida ves cómo están completamente concienciados de la importancia de su labor y de que forman parte de una organización especial. Su trabajo y su disposición desborda sus obligaciones y ello es debido a que creen en el Consejo, creen en su labor y en su figura. Además son buenos conocedores de la mayoría de los temas que pueda importar al Consejo, lo que supone un apoyo fundamental para una persona que llega nueva al Secretariado. Son sin duda un “Couch” y creo que es fundamental congeniar con ellos para que las cosas vayan sobre ruedas. Debo recordar para los que no lo sepan que el centro de servicios y de préstamo del consejo son pioneros en España. Una medida “renovable” en una sociedad donde hay que pagar por todo.

El equipo de trabajo:

Día contra el racismo

Día contra el racismo

Una de las cosas que más me asustaban era el no crear un buen ambiente de trabajo con el resto de miembros del secretariado. De momento hemos conseguido formar un buen equipo y no quiero ni imaginar qué seria esto si no fuera así… En el fondo no se trata de algo que dependa de nuestra ideología sino de nuestro carácter, puesto que ideologías muy distintas pueden converger y realizar un buen trabajo si tienen un carácter abierto y tolerante.

Un compromiso con la juventud y las asociaciones:
El punto que más me atrae de formar parte del consejo es poder trabajar por la juventud, ya que creo que la juventud debería ser valorada y me preocupa el lugar que ocupamos a nivel simbólico, ya que condiciona irremediablemente nuestra situación. Las creencias de las personas no son neutras, afectan en las decisiones y actos que realizan y si la sociedad piensa que “no valemos” debemos hacer ver que “si valemos”. Es aquí donde entra el juego el ejemplo de las asociaciones juveniles: Pobladas por una diversidad de voluntarios que no se quedan en las opiniones sino que trabajan por lo que quieren al margen del resto de sus obligaciones. Y ello lo consiguen llevando una agenda muy apretada por realizar sus ideales.
Los jóvenes valemos, como demostramos en nuestro trabajo asociativo. Pero no basta con eso, debemos hacernos valorar. Por ello creo que es muy importante tomarse en serio nuestra participación en el Consejo, que es tomarse en serio la participación social.

Queremos un mundo en paz

Categoría : Sahara y Palestina

Mientras estamos terminando este boletín, leemos en la prensa que han atacado una flotilla de 6 barcos con ayuda humanitaria que se dirigía a la Franja de Gaza, con el fin de contrarrestar el bloqueo impuesto a Palestina por el ejército del Estado de Israel. Esto es solo una muestra más de la sin razón del día a día que se viven en países con conflictos latentes como el Sahara o Palestina. Esta vez ha trascendido más la noticia, quizás porque las personas que han muerto eran cooperantes internacionales, que solo querían colaborar con una causa justa.

La Paz es una utopia en la que muchos creemos y que día a día intentamos alcanzarla, pero que la mayoría de las veces resulta imposible ir a contracorriente de lo que nos dice el mercado. Entendemos que la paz no solo es la ausencia de un conflicto armado, sino que es mucho más, es el estado en el que los ciudadanos pueden salir a al calle sin miedo, en el que pueden ser libres y en el cual, no se van a dormir con la duda de si mañana por la mañana se podrán levantar de la cama e ir al trabajo, a la escuela o simplemente dar una vuelta sin que nadie les pueda violentar de una u otra manera. Si existen conflictos armados y no armados es porque en la sociedad que hemos construido, hemos antepuesto los intereses a las personas. Hemos dejado de ser Luis, Juan, Sonia… para ser ciudadanos con una determinada nacionalidad, no nos definimos por quienes somos, sino por el lugar del que procedemos y el dinero que tenemos. Las personas somos una mercancía que viaja a lo largo y ancho del mundo. Si hiciéramos un análisis más profundo nos encontraríamos con muchos factores que nos parecen lógicos, pero que en conjunto son los que contribuyen a que los que hemos tenido la suerte de nacer en el llamado primer mundo, podamos vivir bien a costa de que en el resto de nuestro planeta las personas tengan que morir o malvivir.

No podemos olvidar que los medios de comunicación se encargan día a día de silenciar y hacernos creer que los conflictos en el Sáhara y en Palestina ya no existen, excepto cuando interesa que vuelvan a ser portada. Si hablamos del Sahara y Palestina, aunque han sido dos caminos paralelos y diferentes, tienen muchos aspectos comunes: el sufrimiento del pueblo Palestino y Saharaui que día a día es torturado y violentado, sus países opresores que incumplen todos y cada uno de los Derechos Humanos, la ONU (que no debemos de perder de vista que es un organismo que esta formado por los países ricos y que invitan a algunos de los países pobres para parecer democráticos), hace resoluciones que o bien son bloqueadas por el derecho a veto de los grandes países, o bien se despreocupan de su verdadero cumplimiento.

Paz en el Sahara y en PalestinaA los jóvenes nos han enseñado desde pequeños a permanecer impasibles frente a todo esto, a que nos preocupe más nuestro trabajo o nuestro futuro piso en propiedad que el como lo están pasando otros jóvenes con menos oportunidades que nosotros. Nos cargan con la responsabilidad del futuro, pero tenemos que mirar el presente, el futuro que soñamos depende el presente que construimos.

 

El día que todos sonriamos podremos afirmar que hemos construido un mundo en paz.